No todo está perdido: Más trasplantes de órganos por trágicos accidentes

Con el aumento de los accidentes de tránsito, hay un mayor número de donadores que cumplen el requisito de muerte cefálica, y la mayoría de ellos son jóvenes. Yucatán, por encima del promedio nacional en donantes de órganos.

418

El notable aumento de los siniestros viales registrados en el país ha permitido el incremento de los trasplantes así como de la donación de órganos y tejidos, informó el director general del Centro Nacional de Trasplantes (Cenatra) de la Secretaría de Salud federal, José Salvador Aburto Morales.

Remarcó que el requisito de los donadores cadavéricos es que la causa sea por muerte cefálica, suceso que antes se registraba con determinadas enfermedades que se presentaban en personas de la tercera edad, principalmente.

Pero ahora, con los accidentes de tránsito, hay un mayor número de donadores que cumplen el requisito, y la mayoría de ellos son jóvenes.

“Actualmente, buena parte de las personas con muerte encefálica son jóvenes, antes eran (personas grandes) por enfermedades o tumores, y ahora, con los accidentes en moto, auto y atropellamientos, la cifra ha aumentado de manera significativa. Son personas que a veces no tienen enfermedad alguna”, añadió.

El entrevistado destacó el avance significativo de la donación de órganos registrado de 2012 a 2018, tanto a nivel nacional como estatal.

Resaltó que en estos seis años, en la República Mexicana, la tasa de donantes pasó de 3.6 casos por millón de habitantes a 4.7.

Mencionó que el crecimiento de Yucatán, al superar el promedio nacional, ya que en 2012 fue de ocho donantes por millón de habitantes y en 2018 llegó a 10.

Recordó que el año pasado, en el país fueron más de siete mil los trasplantes registrados, de los cuales, tres mil 56 fueron de riñón, y en segundo término están las córneas.

Siete de cada 10 trasplantes de riñón fueron por donador en vida, por lo que se busca fortalecer la cultura procurando que la donación sea después del fallecimiento, abundó durante el evento que presidió en el Hospital General-Escuela “Dr Agustín O’Horán”.

El funcionario federal comentó que se busca que 80 por ciento sea de donante fallecido por muerte cefálica, y el 20 porcentual restante sea por donador vivo, tal como se registra en otros países

“No todas las personas que fallecen se puede donar, pues se requiere de diversos procedimientos, tal el caso de que la causa sea por muerte cefálica”, acotó.

Explicó que “nosotros, al morir queremos donar nuestros órganos, pero para donar órganos con fines de trasplantes la condición es por muerte cefálica, y de cada 100 fallecimiento, menos del 10 es por tal causa”.

“No todos a los que se les detiene el corazón pueden donar órganos, pero si puedan aportar tejidos, córneas, pelvis, y músculo-esquelético”, subrayó.

Advirtió que en el caso de las personas que mueren por muerte encefálica, hay un protocolo muy estricto para evaluar si cumplen con los requisitos como donante.

Después se verifica si es un caso médico o médico-legal, y si la familia apoya la decisión del donante, entre otros factores que restringen el número de posibles donantes.

Finalmente, añadió la falta de información impide el establecimiento de la cultura de la donación.

“Es importante vencer los tabús que hay en libros, películas, leyendas urbanas y algunas páginas webs que limitan la formación de la cultura de la donación”, concluyó.

Comentarios

Comentarios