No hubo encapuchados en Conkal; desleales empleadas domésticas robaron

En complicidad con un sujeto que también presta servicios en la casa, se apoderaron de una caja fuerte con 300 mil pesos. Para ocultar su fechoría inventaron la historia del asalto con encapuchados y armas de fuego. Aprovecharon la ausencia de la dueña del predio para sacar sus largas uñas.

7147

El supuesto robo de ayer viernes en una residencia de Conkal, no lo cometieron tres sujetos armados y encapuchados. A esa privada y a la casa solamente entró un individuo con autorización de la propietaria, a quien conoce y visita con frecuencia.

Agentes de la Policía Estatal de Investigación (PEI) de la Secretaría de Seguridad Pública, (SSP) como parte de su trabajo para esclarecer los hechos, revisaron videos de las cámaras de vigilancia del lugar, y realizaron entrevistas, con lo cual se descarta la versión de que tres sujetos ingresaron armados al lugar.

El vigilante de seguridad privada permitió el acceso a Juan Enrique T. E., de 29 años de edad, con autorización – vía telefónica – de la propietaria de la casa, María Anel C.S., de 37 años, originaria de Culiacán, Sinaloa, quien dijo al guardia que el ciudadano iba por una caja fuerte.

Sin embargo, según tres mujeres del servicio doméstico de la residencia, éste les habría dicho que se escondieran porque estaban a punto de entrar unos asaltantes armados.

Las empleadas se metieron a un clóset y desde ahí, con un celular, llamaron a un conocido quien a su vez se comunicó al número de emergencias 9-1-1.

Cuando los policías estatales llegaron, las empleadas seguían en escondidas.

Una de ellas manifestó a la Policía que su patrona no se encontraba en Mérida y que en la caja fuerte había más de 300 mil pesos.

El ciudadano Juan Enrique T. E. fue trasladado a la cárcel y puesto a disposición de la Fiscalía General del Estado (FGE) para las diligencias de Ley.

Comentarios

Comentarios