No era realismo mágico, eran asesinos seriales

Publicado mayo 19, 2018, 1:27 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 6 mins

La pregunta que se hizo el psicólogo Jesús Vaca Cortés -especialista en victimología y perfil criminal- luego de vivir cinco años con los tarahumaras era simple: ¿Quién está detrás de los personajes de leyendas antiguas de la cultura prehispánica? ¿Un ser con garras de jaguar, colmillos de cocodrilo y cola de serpiente o un hombre o una mujer con conductas seriales asesinas?

La pregunta tuvo respuesta y lo llevó a escribir el libro “Asesinos Seriales en el México Prehispánico”, que hoy sábado se presentó en el cierre del diplomado “Detección y prevención de la violencia y el comportamiento suicida” organizado para psicólogos y estudiantes por la Clínica de Justicia Terapéutica de Yucatán, coordinada por el doctor Paulino Dzib Aguilar.

Oriundo de Chihuahua, el psicólogo Vaca Cortés cuenta que su formación es desde la Psicología Forense y siempre sintió admiración y respeto por las culturas antiguas y vivas originarias. “Cuando terminé la carrera de Psicología viví cinco años en la sierra con los taraumaras para hacer mi tesis en el concepto de locura… Creo que me volví loco tratando de entender la locura”, cuenta, sonriente.

No eran entes sobrenaturales, eran asesinos seriales

Esta experiencia le trajo la inquietud de escribir el libro. “Alguna vez me pregunté si detrás de estas leyendas antiguas que hay en todos los pueblos con brujas, gigantes, duendes y vampiros que cometen actos de agresión contra otros había un ser con garras de jaguar, colmillos de cocodrilo o cola de serpiente, o una mujer de carne y hueso que tenía conductas seriales homicidas”, relata.

Para ello el investigador revisó las leyendas del México antiguo desde los ojos de la ciencia forense. “Empecé a estudiar las leyendas (tres de entes femeninos –entre ellas la Xtabay- y tres masculinas) y con base en las conductas que yo analizo -su modus operandi, su firma, su método de acercamiento a la víctima, como las acechan y las agreden o las violentan- descubro que detrás de estas leyendas existen patrones que tenemos registrados en la ciencia forense de asesinos seriales”, explica y hace hincapié en que, aunque las culturas precolombinas no tenían acuñado el concepto de asesino serial (que surge en los años 70), la conducta sí existía. “Sí había un homicida serial, de carne y hueso, no un ser sobrenatural. Algunas veces es difícil aceptar que somos nosotros mismos los malos”, remarca.

Y aunque Vaca Cortés es especialista en perfiles criminales y victimología, explica que algunas veces es difícil de creer lo que un humano puede hacerle a otro. “Cuando llegas a un escenario de un homicida en serie dices ´Esto no es obra de un ser humano´, porque por más entrenamiento forense que tengas, no logras aceptar que una persona le pueda hacer eso a otra persona”, señala.

Sobre el suicidio

Coordinados por el doctor Dzib Aguilar, el piscólogo Vaca Cortés forma parte de una red de expertos que trabajan en la prevención de la violencia y uno de los puntos que analizan sin quitar el dedo del renglón hoy día es el de los suicidios en Yucatán.

“Este estado tiene niveles de seguridad envidiables en otras partes del país y del mundo. Sin embargo en los últimos años hubo un incremento de conductas violentas como los suicidios y los feminicidios. En 2017 hubo 14 suicidios cada 100 mil habitantes y hoy estamos en esta cifra a casi mitad de año”, detalla.

Los suicidas son en su mayoría personas de 20 a 40 años en edad productiva y en mayor grado hombres. “Trabajamos en analizar los factores de riesgo que disparan el suicidio como el consumo de sustancia, familia disfuncional, acoso escolar, depresión y alcoholismo, lo cual va generando un caldo de cultivo para el suicidio. Siempre tratamos de explicar el humo, ahora tratemos de explicar el fuego”, manifiesta. El equipo que trabaja en el tema se consolida día a día con nuevos expertos que aportan su punto de vista a la investigación.

Por su parte, la psicóloga Nayelli Barrera, integrante del equipo organizador del diplomado, señaló que los estudiantes y profesionales que se formaron durante tres meses en “Detección de la violencia y el comportamiento suicida”, fueron capacitados en cómo detectar y prevenir el suicidio de acuerdo con datos estadísticos e investigación que se realiza.- CGO.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.