Niños plasman en mural el antes y después de Kekén en Kinchil

Promotores de la obra, que realizan estudiantes de la UNAM y pequeños alumnos, señalan que la idea es evidenciar el daño ambiental que dejan empresas con carencia de visión social.

2412
Foto: El Sol del Poniente

La devastación ambiental que se atribuye a la empresa porcícola Kekén forma parte de los temas que se expresan en un mural que se pinta en Kinchil, donde hace unos meses ejidatarios y promotores de turismo ecológico denunciaron la formación de una “laguna negra” por presunta descarga de aguas negras de la compañía pecuaria.

El mural es obra de estudiantes de la carrera de gestión social de la UNAM, que plasman la importancia de la vida saludable en el campo, las plantas y los animales, la cual consideran que está matando la gran industria con su desarrollo contaminante porque no respeta nuestros derechos a la salud y a la libre determinación.

Jesús Solís Alpuche, uno de los promotores del mural, informó que niños mayas aportan con una sección donde exponen el daño que la llegada de empresas como Kekén dejan a su paso en las tierras de las comunidades indígenas de Yucatán.

La idea, agregó, es evidenciar la devastación de cientos de hectáreas de monte para construir mega granjas que no benefician a las comunidades y, por el contrario, las dejan sumidas en un grave problema ambiental.

Hace unos días, en el marco del Día Mundial del Medio Ambiente, activistas y pobladores de Homún y Kinchil entregaron un reconocimiento a Kekén como empresa “socialmente irresponsable”.

Comentarios

Comentarios