Mons. Patrón Wong recibe el máximo reconocimiento a mexicanos destacados en el extranjeros

Publicado septiembre 20, 2020, 1:42 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 2 mins

MÉRIDA.- Mañana lunes 21 la embajada de México ante la Santa Sede entregará a monseñor Jorge Carlos Patrón Wong, secretario para los Seminarios de la Sagrada Congregación para el Clero, el reconocimiento Ohtli, que representa la máxima distinción otorgada por el gobierno del país a miembros de la comunidad mexicana en el extranjero.

La distinción se entregará en el marco de una ceremonia para conmemorar el 28 aniversario de la reanudación oficial de relaciones diplomáticas entre México y el Vaticano.

El evento se realizará a las 6 de la tarde, hora de Roma (11 de la mañana hora de Yucatán). La transmisión del evento será vía la plataforma Zoom.

El reconocimiento Ohtli

El Instituto de los Mexicanos en el Exterior (IME) otorga anualmente el Reconocimiento Ohtli, que consiste en una medalla, una roseta de plata y un diploma.

Se otorga a mexicanos, mexicanas, latinos y latinas o sus descendientes nacidos en el extranjero que se hayan distinguido por su trabajo durante muchos años en beneficio de la comunidad de origen mexicano en el extranjero, en cualquier ámbito del quehacer humano.

Se entrega a las personas que decide el comité de selección, entre las candidaturas que envíen al IME las embajadas y los consulados de México.

Es recomendable que los candidatos (as) sean preferentemente mexicanos o de origen mexicano cuya trayectoria de años de trabajo avale su preocupación y dedicación desinteresada por nuestra comunidad en el extranjero.

Reanudación de relaciones diplomáticas

México y la Santa Sede reanudaron relaciones diplomáticas el 21 de septiembre de 1992, luego de que se rompieran en el pasado por diferencias con el Vaticano, que por un tiempo se negó a reconocer a México como país independiente. Luego surgieron problemas por las leyes de reformas a mediados del siglo XIX.

En 1917 la nueva Constitución de México desconoció diversos derechos de la Iglesia, como su personalidad jurídica, limitó el número de sacerdotes e impuso restricciones graves al culto público.