Miriam Peraza, sinónimo de tradición, sabor y lucha: Distinguida con el Premio “Jaguar del Turismo 2021”

Publicado noviembre 20, 2021, 9:00 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 7 mins

Orgullosa de sus raíces, de la cultura maya y de la comida que caracteriza al Estado, la maestra Miriam Peraza Rivero dedica su Premio “Jaguar del Turismo 2021” a todas las mujeres trabajadoras, luchadoras, cocineras, que viven bajo el anonimato, pero que son todo un ejemplo para la sociedad.

Peraza Rivero logró el Jaguar del Turismo 2021, en la categoría de Turismo Gastronómico, galardón que otorga la Asociación Mexicana de la Industria Turística (AMIT)-Yucatán a los actores más destacados en diversas áreas de esta industria, en base a su trayectoria profesional y aportación a la comunidad. El anuncio tuvo lugar en el marco del Tianguis Turístico 2021.

“Estoy muy contenta, muy honrada, fue una sorpresa, una terna con personas de otros Estados, es una competencia libre, democrática, un jurado de mucho respeto, no es un premio de amigos, sino a una trayectoria de toda la vida por presumir la comida yucateca, buscar llegar a muchos paladares”, dijo.

“He tenido la oportunidad de asistir a diversas actividades en el país, invitaciones, encuentros de cocineras tradicionales, donde me siento simplemente una interlocutora de tantas mujeres que están en el anonimato y que son verdaderas y grandes exponentes de la cocina yucateca, yo recibiré ese galardón en nombre de ellas”, agregó.

La maestra es propietaria del restaurante “Manjar Blanco”, ubicado en el barrio de Santa Ana y en un país que consideró todavía está caracterizado por el machismo, cuenta con cinco hijos varones: Manuel Alejandro (48 años), Juan Manuel (42), Eloy Rodrigo (40), Jorge Enrique (35) y Antonio Alberto (29), quienes la han apoyado en todo momento, incluso al más joven lo denominó como un cocinero obsesivo compulsivo en platillos como la cochinita pibil y el poc chuc.

“Quisiéramos que esas cifras dieran un giro, que se le respetara a la mujer, sobre todo después de tantos años de lucha, hemos ido avanzando y estoy segura que cambiará con el paso de los años, no es fácil, veo una generación de caballeros más integrados a una familia, partícipes de las obligaciones del hogar, veo más varones lavando platos, sí hay más participación”, expresó.

“La vida ha cambiado, desgraciadamente todavía hay sectores donde el machismo radical, la violencia, no se ha podido erradicar, pero vamos evolucionando, ojalá algún día veamos que esa calificación de empoderarse de la mujer llegue al climax, espero con mucha paciencia y anhelo que todo cambie, que todos seamos iguales y todos tengamos la misma oportunidades, ante todo para las mujeres del campo”, añadió.

Cabe señalar que anteriormente, Peraza Novelo asistió a los Tianguis Turísticos de Guadalajara (2016), Acapulco (2017) y Mazatlán (2018).

“Nuestra comida es riquísima, parte importante de la cultura en Yucatán, la gastronomía no tenemos que rescatarla de nada ni de nadie, está tan viva como cuando yo nací y merece honrarla, difundirla, presumirla y llevarla a todo el mundo. La pandemia nos enseñó algo y es que nos escondimos, nos resguardamos, dejamos de trabajar, de divertirnos, pero nunca dejamos de comer”, manifestó.

Por cierto, seis de confinamiento, donde sus hijos no la dejaban salir a la calle, le dejaron una enorme enseñanza.

“Aprendí a respetar y reconocer más que nunca a las mujeres del sector rural, ellas no pasaron hambre como nosotros, es ilógico pensarlo, pero tenían sus solares, su chaya, sus gallinitas, huevos orgánicos y amor, pasaron muchas necesidades, olvidadas como siempre y este premio es en nombre de todas y cada una de las maestras cocineras de la entidad, que están por ahí, repartidas en los 106 municipios y sus comisarías”, declaró.

Lejos de sentir cansancio, Peraza Novelo desea continuar su labor, sobre todo por las heroínas de las zonas marginadas.

“Estoy muy motivada, muy comprometida, no es pensar que ya tengo muchos reconocimientos y me retiro a disfrutar y contemplarlos, para nada, si estoy sobreviviendo a una pandemia, es una responsabilidad para seguir trabajando, llegar más a las mujeres rurales, quererlas, respetarlas, aprender de ellas, porque se lo merecen”, aseveró.

“Ellas nunca se han subido a un avión, ni han estado en un foro, con reflectores y deberían estar ahí, por eso quiero disfrutarlo con ellas, es de ellas, me han inspirado, son unas leyendas vivas. Irradian felicidad por los poros de su piel, no se preocupan si el gas subió, si hay agua, porque tienen su pozo, tienen su leña, sus cerdos, merecen muchas condecoraciones”, reiteró.

La entrega oficial de la distinción está programada para 27 de este mes, en una cena de gala, a celebrarse en el Museo de la Canción Yucateca. Mientras tanto, a la maestra se le puede encontrar todos los días, de 8.00 a 18.00 horas, en su restaurante, a un costado del Parque de Santa Ana.

“Yucatán es la parte más importante de mi corazón, tenemos una maravillosa tierra, debemos seguir siendo hospitalarios, respetuosos, eso nos define, la gente que viene de fuera lo dice. Incluso, me sorprende cómo saben los turistas de la cultura maya, más que nosotros mismos”, concluyó.