Mil maneras de robar: la mujer ‘infiel’ y el marido ‘ofendido’

Publicado abril 10, 2019, 7:04 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

Miguel Alejandro P.C. y Jimena M.L. parecían haber encontrado la fórmula perfecta para cometer sus fechorías: ella atraería a los hombre, los llevaría a un hotel y ahí los “sorprendería” el sujeto haciéndose pasar por un marido ofendido por un supuesta infidelidad de la mujer.

Mientras Miguel Alejandro golpeaba a las víctimas, ella trataba de impedir que salieran y, aprovechando el alboroto, se quedaría con las pertenencias del “cliente”.

En ocasiones extorsionaban a la víctima, pero la mayoría de las veces les robaban dinero y otras pertenencias.

Todo iba bien, hasta el pasado jueves 4 de abril, cuando hicieron su jugarreta en el hotel Lilas, ubicado en la calle 69 entre 66 y 68, pero al sujeto se le pasó la mano y le clavó varias veces una navaja a la víctima.

Ahora, Miguel Alejandro enfrenta proceso por el delito de lesiones calificadas y su mujer, la tabasqueña Jimena M.L., el mismo ilícito y además robo calificado

Como informamos en nota previa, en la audiencia realizada en el Juzgado Segundo de Control, la pareja solicitó la ampliación del término legal para definir su situación, por lo que la juez Ileana Domínguez Zapata estableció el próximo 12 de abril para continuar la audiencia.

La parte acusadora argumentó los motivos para solicitar la medida cautelar de prisión preventiva, misma que fue concedida para del P.C., mientras que a ella se le dejó en libertad a cambio de que acuda a firmar, se le prohibió salir del Estado, se someterá a vigilancia, además de que no podrá acercarse a la víctima ni a su domicilio.

En la información reunida en la causa penal se indica que la mujer se encontraba en el interior de una habitación del hotel con el denunciante, Pastor J.S., con quien había acordado sostener relaciones sexuales.

Al sitio se presentó Miguel Alejandro, quien adoptó su postura de “ofendido” a fin de que el cliente huyera y ellos se quedarán con sus pertenencias, incluso sacó una navaja para hacer más real la escena.

Sin embargo, la víctima se dio cuenta del ardid e intentó escabullirse, pero la mujer lo sujetó mientras el marido lo lesionaba al oponer resistencia.

Para entonces, ya la tabasqueña tenía en su poder la mochila del agredido, misma en la que llevaba dos playeras, un bóxer, un par de guantes, un par de audífonos, un desodorante y dos frascos de perfume.

La pareja quiso darse a la fuga, pero fueron detenidos en las inmediaciones del hotel.

El agredido fue atendido en el lugar, resultando con lesiones que tardan en sanar más de 15 días.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.