Médico yucateco realiza exitosa cirugía de columna en el Issste

Este lunes, luego de 10 horas de operación y 18 días de reposo, la joven paciente salió del hospital. El doctor Alberto Méndez Ancona aceptó el reto luego de que otros cirujanos de la Ciudad de México se negaron por temor a complicaciones.

22564

Luego de una operación exitosa de más de 10 horas y permanecer en reposo por 18 días, la tarde de este lunes fue dada de alta la menor Karime Durán Rodríguez, de 14 años, quien fue operada de la columna debido a un padecimiento de escoliosis idiopática del adolescente.

La operación estuvo a cargo del médico yucateco Alberto Méndez Ancona, de 34 años, ortopedista y cirujano de columna, quien fue el encargado de realizar la operación y quien le brindó una nueva calidad de vida, luego de que la menor fue rechazada en dos ocasiones en hospitales de la Ciudad de México para ser operada.

La escoliosis es una curva con desplazamiento lateral de la columna vertebral, que le da a la columna un aspecto de “S” o de “C” en vez de una “I” recta. El término “idiopático” significa que la causa de este trastorno es desconocida (en la mayoría de los casos).

Entrevistada, la madre de la menor, Karla Gabriela Rodríguez Mures, señaló que todo comenzó hace dos años, cuando le detectó una “bolita” en la espalda a su pequeña mientras se bañaba.

Al llevarla a consultar con un médico de Guadalajara, donde vivía en ese entonces, le aseguraron que se trataba de un padecimiento que no se iba a desarrollar.

Con el paso de los días y ya de regreso a Mérida, la columna de la menor comenzó a tomar una curvatura significante, con la cual, luego de consultar en el Issste de Pensiones, un médico le detectó una escoliosis, con una curvatura de 65 grados en la columna y requería de una operación.

En el Issste la canalizaron al hospital 20 de Noviembre de la Ciudad de México, donde acudió con la pequeña en dos ocasiones, sin embargo “ningún doctor la quiso operar, la rechazaron y aquí en Mérida hubo uno que tampoco aceptó”.

La madre de Karime asegura que nadie quiso operarla ya que era una operación delicada y que incluso el costo fue factor determinante, ya que se trataba de una operación superior a los 700 mil pesos que iba a ser cubierta por el Issste y en la cual los médicos solo cobrarían un costo de seis mil 500 pesos.

Karime ya en casa.

La desesperación comenzó a invadir a la señora Karla, ya que “me habían determinado que su caja toráxica de mi hija se iba a seguir doblando y deformarse hasta formar un cubito que le podría ocasionar la muerte, ya que su corazón y pulmón derecho se iban oprimir”.

Después de negativas y cansadas vueltas sin resultados, todo cambió cuando en un médico le recomendó al doctor Alberto Méndez Ancona, con el que acudió y quien le detectó el mismo padecimiento con la misma recomendación, una operación inmediata.

“Al valorarla me dijo que necesitaba una operación, le pregunté si la podía operar y me dijo que si, que él la operaba y desde ahí él me dio una esperanza de vida”.

“El me dijo que era una operación delicada y que se tenían probabilidades de vida, pero que también existían complicaciones, pero me decidí y dejé a mi hija en manos del doctor”.

Luego de recibir el apoyo del doctor, acudió con la finalidad de que le brinden como médico subrogado al doctor Alberto, en el que después de “llorar, luchar por cielo mar y tierra, al fin me dijeron que sí me aceptaban un médico subrogado”.

El médico Alberto programó la operación el pasado 2 de mayo y comenzaron los trámites para conseguir todo lo necesario para la operación.

“El doctor pidió el material de Estados Unidos y él y yo fuimos por el material al aeropuerto en la madrugada, también un equipo de Guadalajara que se rentó para que pudiera trabajar, además contrató a un cirujano y a la pediatra Lian Paola España, quien estuvo en terapia intensiva tres días durante todo el día para cuidarla”, añadió la mamá.

El día 1 de mayo, Karime fue ingresada al Issste de Pensiones y al día siguiente comenzó la operación a las 8 de la mañana, en la que después de 10 horas se dio el resultado final…una operación exitosa.

Un total de dos varillas en su columna, 26 tornillos de siete centímetros y dos ganchos conformaron finalmente una prótesis de una columna nueva.

El médico, en conjunto con su equipo, lograron que la menor recupere la movilidad que había perdido y se logró enderezar el 95 por ciento de su columna. Al ingresar, Karime medía 1.56 metros de altura y luego de la operación alcanzó los 1.65.

Tras 18 días de mantenerse en reposo, este lunes fue dada de alta y a las 12 del día ya se encontraba fuera del hospital.

La señora Karla aseguró que se tenía pensado dar de alta a la menor el pasado 10 de mayo, sin embargo no se concretó debido a ciertas complicaciones a las que se podría exponer.

La madre no ocultó su felicidad y agradecimiento al doctor Alberto, ya que no se imaginaba recibir apoyo luego del rechazo y dificultades que pasó.

“El doctor nunca se quitó de su lado y siempre estuvo pendiente, no tengo ni palabras para expresar todo el agradecimiento, me siento muy feliz y agradecida, es una calidad de persona y nunca imaginé que me iba a apoyar después de las anteriores negativas (de otros médicos)”, expresó.

“Me siento muy bien la verdad, hubo mucha batalla, muchas negativas, puertas cerradas, lloré, y ahora mi hija es la más feliz, ella ama al doctor y ya me dijo que lo invitemos a la casa”, continuó.

La señora expresó todo su agradecimiento con el doctor Alberto, así como el nuevo director de Issste Pensiones, doctor Paulo Flores Salazar, la pediatra Lían España y todo el equipo de enfermería en general.

“También agradezco a mi familia, a mis hermanas, tías, y también a la doctora Margarita Quiñones, quien realizó todo el trámite antes de la operación”.

El doctor Alberto expresó que en Mérida existe personal capacitado para tratar este tipo de padecimientos, y que ya no hay necesidad de salirse de Mérida para tratar estos casos.

El caso demuestra que si bien existen cirujanos de columna, son muy pocos los que se atreven debido la cantidad de complicaciones, pero se observa que la necesidad es la mejor motivación.

“Ningún doctor quiere tener esas complicaciones, pero cuando es necesario hay que hacerlo, hay pacientes que necesitan una oportunidad y una mejor calidad de vida, y eso es lo que le regalamos a Karime”, finalizó Méndez Ancona.

Actualmente, el doctor Alberto brinda atención en el Centro Médico de las Américas, en el consultorio número uno del edificio anexo.

Comentarios

Comentarios