Mauricio Vila visita gimnasio de box del ex campeón mundial Gilberto Keb Baas

Publicado mayo 13, 2021, 7:56 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 5 mins

HUNUCMÁ.- Desde hace unos tres años a la fecha, un grupo de niños y de niñas, con aspiraciones de campeones, entrenan duro en el arte de la fistiana en el gimnasio del excampeón mundial Gilberto Keb Baas, el cual recibió la grata y sorpresiva visita del Gobernador Mauricio Vila Dosal.

Los niños y en especial la niña Gabriela Itzel Uc Noh, de 12 años de edad, impresionaron al Gobernador con una serie de combinaciones que remató con rectos de derecha y de izquierda.

—¡Maare, pegas duro! —exclamó Vila Dosal mientras la pequeña recetaba los golpes al guantelete de Keb Baas, quien aún recuerda la noche del 6 de noviembre de 2010 cuando levantó el cinturón de Campeón del Mundo en peso Minimosca del Consejo Mundial de Boxeo ante Omar Niño en el Polyforum Zamná.

El Gobernador fue a Hunucmá a constatar la vacunación contra Covid-19 en personas de 50 a 59 años y tras ello, como ha venido haciendo en los últimos días, visitó, en esta ocasión, el gimnasio de boxeo de Keb Baas, especialmente porque se enteró que entrenan niñas y niños en este arte.

Tres el saludo al excampeón, Gabriela Itzel se puso los guantes. Entonces se le vio la madera de campeona con esos repetidos y esos bloqueos. La mirada siempre al frente del rival, el puño dispuesto. Uno, dos, tres. Uno, dos, tres.

—¿Cuántos años tiene? ¿Ya pelea?

—Tiene doce años y ha ido aprendiendo mucho, pega fuerte…

—¿Sí le gusta? ¿Los subes al ring?

—Le gusta mucho, pero por ahora solo puede pelear de exhibición, las oficiales son hasta los 16 años.

—¿Y quién pelea contigo, porque yo no me atrevería? —dijo Vila Dosal sonriendo.

—Pelea con niños…

El mandatario observó cómo es que estos niños y niñas aprenden no solo el boxeo, sino que además hacen deporte, se mantienen saludables y, sobretodo, adquieren una disciplina férrea, como exige la fistiana.

Luego de prometerles que los invitará a una futura función de Match Boxing, con camión incluido, el entrenador le contó cómo es que en su domicilio en Hunucmá ha podido levantar este gimnasio al que acuden pagando una módica cuota de recuperación.

Además, le contó que sus hijos, José Guillermo y José Gilberto se encuentran ahora, el primero como boxeador y el segundo como entrenador, en las regionales en Tabasco con miras a los olímpicos.

—Yo estoy completamente seguro de que va a ganar mi hijo —le dijo Keb Baas.

Enseguida, le pidió a Román Cen Huh, de 21 años de edad, que golpee la pera. El joven se colocó frente a ella, la posicionó y comenzó con la mano derecha y de pronto aquel sonido se convirtió como en una especie de música, dada la sincronía de los golpes, cosa que también admiró a Vila Dosal.

—Su visita, la verdad, me sorprendió mucho, fue muy grata, algo poco común que un Gobernador visite un espacio como este, ojalá no sea ni la primera ni la última vez y lo haga más seguido —comentó Keb Baas, quien aprovechó al mandatario para pedirle apoyo en la construcción del techo y así poder colocar el ring.

—Claro que sí, lo vemos, con mucho gusto —respondió el mandatario para impulsar aún más a estas y estos jóvenes que entrenan con ahínco de cinco de la tarde a ocho de la noche de lunes a viernes en espera de que alguna noche llena de estrellas, puedan hacer realidad el sueño de ser campeonas y campeones, como su entrenador.