Mauricio Vila presencia clase virtual y escucha las inquietudes de los estudiantes ante el regreso a las aulas

Publicado mayo 27, 2021, 8:16 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 6 mins

“¿Extrañas la escuela?”, preguntó el Gobernador Mauricio Vila Dosal a Gabriel, alumno de la Escuela Secundaria Técnica 5 de Maxcanú, mediante le conexión virtual desde la casa de su maestra de inglés, María Guadalupe Catzim Navarrete.

—Pues sí, pero la verdad, volver me da miedo —contestó el muchacho.

—¿Y a ti, Jesús, tú que dices, te da miedo? —preguntó Vila Dosal a otro joven, de la misma escuela, en la misma conexión.

—A mí no —respondió.

Entonces, Vila Dosal les explicó que por eso en Yucatán se pretende volver a clases presenciales en agosto, hasta el nuevo ciclo escolar, para dar tiempo a que más población sea vacunada contra el Covid-19, “y sería diferente, tal vez dos o tres días a la semana unos y otros en otros días, otros estados vuelven en junio, pero acá lo más prudente es hasta el mes de agosto”.

El Gobernador visitó el domicilio del profesor Manuel Jesús Catzim Rojas, en la calle 119, número 531, entre 62 y 64 de la Castilla Cámara, en Mérida, donde una de sus hijas, María Guadalupe, impartía la clase virtual a sus alumnos de la secundaria de Maxcanú.

Ahí, la joven maestra le explicó lo difícil que ha sido impartir conocimientos en medio de la pandemia.

—Martha, ¿estás por allá? ¿Me escuchas? Tú qué quieres, ¿regresar a clases? ¿No te da miedo?

—Sí, tengo miedo y mis papás también —dijo la aludida a la pregunta del mandatario, quien, de nueva cuenta, le comentó que por eso quieren que haya más gente vacunada contra el Covid-19 antes de reabrir las aulas.

La maestra le comentó que tiene 40 estudiantes a su cargo, pero no todos pueden conectarse a las clases virtuales, de modo que quienes no lo hacen, reciben las tareas vía WhatsApp. “Tengo seis grupos, pero desafortunadamente no todos cuentan con un medio digital”, dijo la maestra.

“Yo quiero felicitarlos porque sé que no es nada fácil, pero veo que están cumpliendo, que están trabajando y eso hay que reconocerlo”, dijo Vila Dosal a la maestra.

—¿Sí saben con quién estamos hablando? —preguntó la docente a sus estudiantes.

—Con el Gobernador —contestaron algunos de ellos.

La clase la prepara la maestra y luego la imparte desde la sala de la casa de su padre, donde tiene adaptado un pintarrón, un teléfono celular con tripié que usa a manera de cámara, un “aro de luz” y una computadora laptop.

Su padre, Manuel Catzim, es director de la escuela primaria Luis G Monzón y maestro de matemáticas en la Secundaria Técnica 66. A sus 59 años de edad considera que es todo un reto eso de enseñar en tiempos pandémicos, porque “hay que tener confianza de que vamos a salir adelante. Claro, hay capacitación y eso nos da la confianza”, opinó.

El hombre imparte clases en la Secundaria Técnica 80, de la colonia Santa Rosa, a las 11:30 horas. Del mismo modo que su hija, la clase se da en línea, pero todos los días les manda la tarea y el tema a desarrollar en la sesión.

“Ya es necesario volver a clases, la escuela ya no resiste más cerrada”, consideró el profesor, quien en línea tiene contacto con el 80 por ciento como mínimo si se trata de la primaria y del 40 por ciento en le secundaria, es decir, de 30 estudiantes solo se conectan once y del total únicamente 20 envían sus tareas resueltas.

El profesor Manuel lleva 38 años de servicio en el nivel primaria y en la secundaria tiene 25 horas y cerca de 30 años impartiendo clases. Tiene tres hijos, la maestra de inglés que visitó el Gobernador, otro que es ingeniero en sistemas en el Centro de Bachillerato Tecnológico Agropecuario 118 y otro graduado de ingeniero por la Universidad Modelo.

Su esposa está aislada porque está próxima a operación de un catéter.

Su hija, la maestra María Guadalupe actualmente cursa su maestría en lenguaje de señas. Da clases en dos secundarias, en la Técnica 5 en Maxcanú para primero y segundo grados y en la Técnica 83 en Mérida imparte clases de inglés a segundo y tercero.

—¿Camilo, estás ahí? —preguntó el Gobernador a uno de los estudiantes, pero como no recibió respuesta porque se cortó la transmisión, él mismo se respondió— Maare, creo que se chiveó.