Más de 400 empleados formales mantiene la planta de Woodgenix en Yucatán

Publicado octubre 21, 2021, 9:59 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 6 mins

Woodgenix, planta inaugurada por el Gobernador Mauricio Vila Dosal en agosto de 2020, cuenta con una plantilla laboral de 420 trabajadores, provenientes de municipios como Huhí, Hocabá, Hoctún, Izamal y desde luego, Kanasín, en donde se ubica y se fabrican gabinetes de cocinas para los hoteles de Disney y otras tiendas departamentales en Estados Unidos.

Fernando y Oswaldo, colaboradores de la planta, son los rostros de la preservación y la recuperación de empleos en Yucatán, gracias a la labor continua en materia de fomento económico, con acciones como la promoción del estado en el extranjero, lo que se traduce en el establecimiento de empresas como Woodgenix, Walmart, Tesla y Holcim entre otras, que abren oportunidades de empleo formal en el interior del estado.

Muestra de ello es que en Yucatán ya se ha recuperado y superado la totalidad de empleos perdidos a consecuencia de la pandemia del Coronavirus, pues de julio de 2020 a septiembre de este año, se crearon 28,046 fuentes de trabajo. La generación de estos nuevos puestos laborales, en los últimos 14 meses, significa que el estado ha superado la cifra de 25,000 empleos perdidos a causa de la emergencia sanitaria, lo cual tiene un impacto directo en el bienestar de la población, al mejorar el ingreso de las personas.

Con 25 años de edad, Fernando Rodríguez Argáez es el supervisor del área de pintura de esta firma de origen chino, dedicada a la producción de gabinetes de cocina listos para ensamblar. Con el inicio de la pandemia, se vio en la necesidad de cerrar su negocio de pintura automotriz, sin embargo, gracias a su experiencia en el rubro y su formación como ingeniero industrial, Woodgenix representó una opción idónea para su desempeño laboral.

Es así que, desde hace más de un año, se encuentra a cargo de un equipo conformado por 31 mujeres y hombres, agradecido por haber encontrado la oportunidad de desarrollarse profesionalmente en un momento que resultaba complicado para todos.

“Fue cuando se empezó a abrir nuevamente la cuestión económica que pude entrar a trabajar acá. Era algo nuevo para mí estar en una planta tan grande, trabajar con colegas, dirigir gente que es muy trabajadora; pero hoy doy gracias por esta oportunidad y porque he tenido muy buenas experiencias, conociendo gente maravillosa y dando empleo a muchas personas que encontraron aquí cómo llevarle el pan a su familia”, relató.

Como padre de familia, Fernando reconoce que lo más importante es tener la seguridad de un sustento económico, por lo cual considera atinado traer inversión extranjera al estado que permite que existan opciones laborales como las que ofrece Woodgenix a las y los yucatecos.

“El Gobierno ha hecho bastantes cosas buenas, yo sé que lidiar con este tipo de situaciones no es sencillo, no es algo que pasa siempre, pero poco a poco vamos saliendo”, apuntó, y resaltó el buen ambiente de trabajo en la planta y el compromiso de todos con las debidas reglas de sanidad.

De igual manera, hace poco más de un año, Oswaldo Adrián Maldonado Tun se integró a la plantilla laboral de la compañía como jefe de línea en el área de pintura. A sus 23 años, había trabajado en restaurantes y empresas de pintura, pero nunca en el ramo industrial.

“Estaba nervioso porque era la primera vez que me tocaba venir. Vine con un compañero más y me avisaron una semana después. Cuando me dijeron, me emocioné mucho y llegó el momento en que dudé, pero me pusieron en este cargo y me gustó más el trabajo, ahora no tengo pensado quitarme de acá, pienso seguir para largo”, compartió.

El joven, originario del municipio de Tahmek, se encontraba trabajando en la ciudad de Cancún, Quintana Roo, cuando inició la pandemia, razón que lo obligó a regresar con su familia y permanecer sin empleo durante un tiempo, pero hace un año y una semana está desempeñándose en Woodgenix.

“Tenía dudas de que me aceptaran por lo que estaba pasando de la pandemia, sin embargo, sí quedé. Entonces, me animé y le dije a mi mamá que tenía que venir, que tengo que salir adelante. Es un ambiente muy agradable, me gusta trabajar acá”, expresó.

Para finalizar, dijo que “está bien que haya llegado esta empresa, pues ya les dieron trabajo a varias personas. De hecho, muchas personas de mi pueblo tuvieron que salir de otras empresas y vinieron a buscar aquí, y me dicen que están cómodos, que gracias a ello están trabajando y aquí siguen”.