Los suicidas, personas enojadas y que viven fuera de la realidad, dicen especialistas

Publicado septiembre 10, 2018, 3:21 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 5 mins

Yucatán se mantiene como el segundo estado del país con mayor número de casos de suicidio. En los últimos seis años, las cifras por incidencia en suicidio establecen que solo el estado de Chihuahua registra más casos, sumando un total de 41 mil 321 casos en el país.

Sobre este tema, la Organización Mundial de la Salud (OMS), destaca en reportes que el número de actos de autoviolencia de muerte se han incrementado 60 por ciento a nivel global en los últimos 45 años.

En el marco del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, que se conmemora el 10 de septiembre, el organismo lanzó un mensaje contundente a los gobiernos para establecer nuevas políticas públicas para la prevención sobre este tipo de problemas sociales.

A este respecto se establece que la tendendicia de suicidio en el país va en aumento, fundamentalmente entre el género masculino, ya que un 80 por ciento de los casos que registran en el país son hombres. En tanto que los casos de mujeres tambien va en aumento, principalmente por ahorcamiento, en total unos 7 mil 899 casos.

Los datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía ( Inegi) detalla que en seis años el número de casos de suicidio en el sexo masculino sumó un total de 33 mil 409 casos. Los estados del país donde se registraron estos casos son: Chihuahua, Yucatán, Aguascalientes, Campeche y Colima.

Según informó el psicoanalista Julio César Paredes Juárez, quienes buscan quitarse la vida son personas enojadas, con tendencias psicóticas, que han perdido la noción de la realidad. En realidad son personas que quieren vivir mejor, pero muchas veces no hallan las respuestas adecuadas al momento de crisis, por lo que familiares, amigos y compañeros deben estar atentos para ayudarlos a que no cometan un acto suicida.

“El suicidio es una de las consecuencias más graves de la salud de las personas, porque es acabar con la propia vida y a partir de los estudios psicoanalíticos nos empezamos a dar cuenta que las personas que lo realizan llevan mucho tiempo enojadas”, explicó.

Señaló que para los suicidas es casi imposible expresar su enojo con los demás, por lo que direccionan ese sentimiento de odio hacia ellos mismos.

Mientras alguien sano mentalmente sólo desea desaparecer cuando se enfrenta a situaciones de frustración o cansancio. Los suicidas son personas que constantemente tienen pensamientos de muerte, que después se transforman en planes para acabar con su vida.

“El suicida no es que se quiera morir, paradójicamente lo que quiere es poder vivir mejor, entonces trata de matar algo, porque siente que hay algo dentro que le está haciendo daño y entonces para poder acabar con eso lo que trata de hacer es aniquilar esa parte, sin darse cuenta que con eso se le va ir la vida”, destacó.

El especialista aclaró que existen dos tipos de suicidas, aquellos que encuentran en quitarse la vida la única salida para acabar con su dolor y los que buscan castigar a los demás con su muerte.

Los integrantes de este último grupo actúan por venganza y “como no pueden agredir directamente, entonces fantasean con que se van a morir y los demás van a sufrir, piensan que van a entender lo que valían cuando ya no estén; lamentablemente no se dan cuenta que ellos no lo van a saber porque van a estar muertos”.

Ambos tipos de tendencias, subrayó el psicoanalista, están relacionadas con una pérdida de la noción de la realidad, pues la gente suele sentirse mal y triste, pero no por ello deja de perder el valor de su vida, mientras que los suicidas no se dan cuenta que la solución que toman les quitará la existencia.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.