Los retos diarios de una mujer trabajadora y “runner” dedicada

Publicado marzo 08, 2021, 3:58 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 5 mins

“Tú puedes ser lo que quieras ser” es una frase comercial ligada a la venta de la muñeca más famosa del mundo. Pero parte de una premisa totalmente cierta: las mujeres pueden y son capaces de hacer lo que ellas deseen.

Y dividir su tiempo es una cualidad que aprovechan bien. Por ello, en el Día Internacional de la Mujer, les presentamos dos historias de yucatecas que les encanta practicar un deporte a la par del resto de sus actividades diarias.

Una de ellas es Selene Balam Pool, quien compagina la exigencia de su trabajo con la pasión de correr.

Y lo que son las cosas: antes no le gustaba. “Yo era de las personas a las que tenían que llevar para animarme a hacer ejercicio o practicar un deporte, no lo hacía sola y aparte me distraía”, se sincera.

“Para salir a correr prácticamente me tuvieron que llevar ‘arrastrada’”. Pero de esa obligación, finalmente le tomó el gusto, especialmente porque vio que dicha actividad le ayudó en su salud y pudo conocer mucha gente al involucrarse con grupos de corredores.

Ahora lleva cuatro años con la práctica constante y desde hace uno forma parte del equipo “Runners Team”.

En ese lapso, pasó de únicamente ir a correr al parque, a participar en múltiples competencias. “Al principio salía a hacerlo sin saber, yo usaba los peores tenis, unos muy pesados”, rememoró. Actualmente, realiza entrenamientos formales para mantener un ritmo e intensidad. “Cada detalle cuenta, desde la elección de tu calzado, el tipo de suela… el recorrido que haces, el terreno donde practicas, los tiempos, etc”, detalla. “Hay preparación de gimnasio, no es correr y ya”, agrega.

Ser una “runner” disciplinada es todo un reto si a la par hay que completar una jornada laboral de 10 horas, durante cinco días a la semana y con diferentes horarios.

“Correr antes es mejor, porque te energizas y llegas más vitalizada a trabajar. En cambio, si tengo que hacerlo después, es llegar a casa, darse un baño para recuperarse, comer una fruta y a darle… es más cansado”.

No hay excusa que valga, la hora, el clima, el lugar. Hay que hacerlo. En ese sentido, valora el apoyo de sus colegas. “Te motivan y no te deja caer para que tu sigas”. “Me sorprendió que te encuentras (entre los “runners”) con todo tipo de gente muy diferente entre sí, pero te tratan por igual. No hay distinciones y sí mucho apoyo”.

Eso le permitió, en su momento, concluir la modalidad de 21 km en el Maratón de Mérida y continuar con sus entrenamientos a pesar de la pandemia.

También las carreras virtuales han sido un aliciente ante la imposibilidad de competir de forma presencial.

“He podido participar en tres carreras (completas) y otras más, pero no en todas mandé mis tiempos porque no las pude hacer en el horario establecido debido al trabajo”.

Su siguiente objetivo es poder completar un maratón. “Requiere de una preparación fuerte de cuatro meses, y de tener al menos un recorrido de 30, 35 km (dominados) para aspirar a lograrlo”, apuntó y destacó que ahí es cuando el apartado mental es muy importante: “Tu cuerpo lo puede hacer, pero sí te bloqueas ya no respondes. Es disciplina, mentalidad y sobre todo corazón”.

Otra meta que tiene en el futuro es manejar bicicleta a gran nivel y aventurarse en un triatlón.

En el marco del Día de la Mujer, su deseo es “un mundo sin violencia, que no se atente contra nuestros derechos y no dejar impune a las compañeras caídas…”.

Por lo pronto, valora su ámbito laboral. “Me siento respetada en una buena compañía que respalda al trabajador”.

Con la misma entereza con la que completa una carrera o cumple con su empleo, acomodando producto y moviéndolo en tarimas, Selene es un ejemplo más de que las mujeres tienen la fortaleza para afrontar obstáculos y superarlos.- Daniel Armado Pérez Cachón