‘Llueven’ denuncias contra Promotora Residencial por casas defectuosas en Gran Santa Fe Norte

Publicado octubre 31, 2020, 12:39 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 4 mins

MÉRIDA.- En momentos en que una nueva inundación afectaba el fraccionamiento Gran Santa Fe Norte, dos propietarias de viviendas en esa zona de privadas residenciales formalizaban sus denuncias contra la constructora y Promotora Residencial, encargada de vender las casas.

Además, se espera que en el transcurso de la próxima semana se interpongan 10 nuevas denuncias por la negativa de Grupo Promotora Residencial a responder por los daños causados tras las inundaciones de este año.

Los vecinos aseguran que el problemas es porque los pozos no tienen la suficiente profundidad para desaguar las inundaciones de las calle mal construidas.

De acuerdo con lo que informaron las propias denunciantes, María Eloísa Güémez Can y María de la Luz Torre Acereto, ayer acudieron ante el Fiscal investigador de la Unidad de Atención y Determinación de la FGE por la negativa de Grupo Promotora Residencial a cubrir los daños causados a sus muebles y vivienda, los cuales que aseguran fueron causados por negligencia de la constructora.

Los daños ocurrieron durante las afectaciones por la tormenta tropical Gamma y el huracán Delta, que propiciaron una inundación nunca antes vista en esa zona residencial, donde adquirieron casas en dichas privadas con el ofrecimiento de que estaban comprando bienes inmuebles ubicados en una excelente zona de plusvalía, pefectamente construidos, con la mejor calidad y con todos los servicios de primer mundo para viviendas residenciales.

Les aseguraron que las casas tenían materiales de primera calidad y que serían su mejor inversión.

Quien se encargó de vender las viviendas fue Promotora Residencial, que representa Armando Palma Peniche, y la encargada de la construcción fue Casas, Desarrollo y Promoción Cancún, encabezada por Carlos Góngora Peniche.

La denunciantes expusieron que aunque sus predios se encuentran en zonas bajas, les juraron que eran seguras, cómodas y de la mejor calidad.

Sin embargo, las lluvias que cayeron desde el 30 de septiembre hasta el 8 de octubre (provocadas por un frente frío, la tormenta tropical Gamma y el huracán Delta) inundaron las calles de las privadas de Gran Santa Fe Norte, al grado de que el agua comenzó a entrar a las casas.

El agua subió de nivel a tal grado que dañó las casas y bienes muebles de los propietarios, sin que funcionara adecuadamente el drenaje saliendo a relucir vicios ocultos y mala calidad de las construcciones.

Quedaron en evidencia grietas, salitre, filtraciones constantes, daños en los pisos, desniveles, así como daños en puertas y paredes.

En vano esperaron los propietarios de casas a que bajara el nivel, pero esto no ocurrió ni siquiera porque la lluvia se detuvo, y luego de varios seguían con el agua en sus calles y viviendas.

De acuerdo con las denuncias, en lugar de absorber agua, los pozos pluviales de rebosaban, porque no son los suficientemente profundos, aseguran las promoventes de las quejas penales.