Limpiaron su fosa séptica y echaron las aguas negras al camellón

En lugar de contratar el servicio de limpieza de sumideros, a los dueños de La Fogata Norteña se le hizo fácil arrojar las aguas de desecho en el camellón de la avenida 50 de Francisco de Montejo. La protesta de los vecinos por la pestilencia no se hizo esperar y el Ayuntamiento procedió.

2180

En relación con la clausura del restaurante La Fogata Norteña, el Ayuntamiento de Mérida emitió el siguiente comunicado:

En atención a una queja ciudadana sobre mal olor en el camellón central de la avenida 50 de Francisco de Montejo, mediante las direcciones de Servicios Públicos y Desarrollo Urbano se procedió a una inspección física que derivó en una denuncia y sanción administrativa por daño a patrimonio municipal.

El reporte, que se presentó este miércoles 22 de mayo en distintas páginas electrónicas, se atendió primeramente por personal del área de inspección ambiental de Servicios Públicos Municipales que acudió al lugar señalado, percatándose que en ese momento personal del restaurante denominado La Fogata Norteña con domicilio en la calle 48- a número 317 por 13 y 19 de Terranova, realizaban trabajos de limpieza del restaurante.

Al entrar al lugar se percibían olores característicos a grasas del manejo de alimentos, así como aguas negras, ambas provenientes de sumideros.

También se observó que el contenido de la fosa séptica se había extraído y vertido en el camellón central frente al establecimiento, a unos 20 metros lineales de distancia.

Lo anterior generaba gran descontento entre los vecinos del lugar, quienes ya habían reportado la irregularidad a la Secretaría de Seguridad Pública.

El área de inspección ambiental perteneciente a la subdirección de residuos sólidos de la dirección de Servicios Públicos dio parte a la dirección de Gobernación con el fin de interponer la denuncia correspondiente por daño a propiedad del ayuntamiento, así como otros en los que pudiera incurrir.

Se solicitó la intervención de la dirección de Desarrollo Urbano ya que el establecimiento carecía de permisos, la cual procedió a la suspensión de actividades.

Desarrollo Urbano llevó al cabo la diligencia de verificación de licencia de uso de suelo y eventualmente la revisión de las restricciones que de ella emanen dado el giro de dicho establecimiento.

Una vez realizada la verificación y al no ser exhibida la licencia de uso de suelo para funcionamiento correspondiente, se procedió a la suspensión cautelar de las actividades de dicho establecimiento.

De esta manera se inició el procedimiento correspondiente para en su caso, emitir la resolución definitiva del caso, además de la sanción administrativa correspondiente de constatar las faltas que se presumen incurre dicho establecimiento.

Comentarios

Comentarios