La Península de Yucatán, la región menos afectada por deformaciones natales

Publicado octubre 25, 2020, 11:04 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 5 mins

MÉRIDA.- Hasta el tercer trimestre del año, en la Península de Yucatán se detectaron 50 recién nacidos con Defectos del Tubo Neural (DTN) y Craneofaciales (DCF), lo que representa el cinco por ciento del total registrado en México, reveló la Secretaría de Salud federal.

Asimismo, los estados que conforman la región se ubican entre las 16 entidades federativas con menor incidencia.

Una malformación es “toda alteración que se produce en uno o varios órganos, sistemas o en la totalidad del organismo, y que está presente al momento de nacer”.

La dependencia estableció que estas malformaciones pueden ser congénitas (heredadas) o debidas a múltiples factores, como son las radiaciones, algunos fármacos, trastornos de la nutrición y sustancias químicas, los cuales intervienen durante la gestación.

Los defectos del tubo neural (o encéfalo-mielo-disfagia) forman parte de las malformaciones congénitas y son alteraciones que ocurren en el cierre del tubo neural y los más comunes son espina bífida y anencefalia.

De enero a septiembre del año en curso, en la República Mexicana se registraron 988 casos confirmados, de los cuales, 104 recién nacidos son del Estado de México, el 10.5 por ciento, seguido de la Ciudad de México, con 69, el siete por ciento, y Morelos, con 60, el 6.1 porcentual.

El Tercer Informe Trimestral 2020 describe el panorama epidemiológico de los Defectos del Tubo Neural y Craneofaciales (DTN/DCF) en México incluyendo, el comportamiento de algunos factores de riesgo relacionados con la ocurrencia de los mismos, y establece que la menor incidencia se registró en Coahuila, con dos casos, seguido de Tlaxcala, con cuatro, y con ocho está Tabasco y Sinaloa, respectivamente.

Mientras que en Yucatán ya ocurrieron 26 casos, por lo que se ubica en el lugar 16 de las entidades con menor incidencia, mientras que Quintana Roo está en el sitio 12, con 18 recién nacidos, y Campeche está en la décima posición, con 18 bebés con defectos.

Sin embargo, la distribución varía de acuerdo con la relación por cada 10 mil recién nacidos, por lo que Campeche está en el quinto lugar, con una tasa de 8.9, Yucatán está en el séptimo sitio, con 7.8, y Quintana Roo en la onceava posición, con 6.8.

De acuerdo con el estudio, Por grupo de edad, las incidencias más altas de DTN y DCF se reportaron el grupo de 20 a 24 años, seguido por el grupo de 15 a 19, por lo habría una falta de control prenatal.

Las comorbilidades que se encontraron con mayor frecuencia en ambos padres fueron la diabetes, obesidad y la hipertensión, que de acuerdo al estilo de vida que lleva actualmente nuestra población se presentan de forma más temprana y favorecen el desarrollo de otras enfermedades, incluyendo la diabetes gestacional.

Con respecto a las infecciones en las madres durante el embarazado, se registraron 239 casos, el reporte con mayor frecuencia fue el de las vías urinarias, con 177, y en segundo término está la cervicovaginitis, con 39.

Asimismo, le siguen las enfermedades trasmitidas por vector, específicamente hay siete casos de embarazadas con dengue, dos con Zika, uno con Chikungunya y cifra similar con mayaro.

La SS federal estableció que los dos casos de virus Zika reportaron microcefalia.

Además, se reportaron dos casos de Covid-19, con diagnóstico de encefalocele y microtia, sin embargo, al momento no se cuenta con evidencia científica de que el virus afecte el desarrollo fetal o cause algún defecto.

En relación a las adicciones en los padres, 10.82 por ciento de las madres refirieron algún tipo de adicción y el 35.72 porcentual de los padres; siendo las más frecuentes el tabaquismo y alcoholismo.

El Defecto del Tubo Neural que reportó el mayor número de casos fue de Mielomeningocele con 144 casos, y de todos ello, el 37.5 por ciento de las madres no consumió ácido fólico o fue después del primer trimestre del embarazo.

El labio y paladar hendido fue el DCF más frecuente con un total de 328 casos, y de estos, el 33.2 por ciento de las madres no consumió ácido fólico o fue después del primer trimestre del embarazo.