La mente yucateca se divide entre el voto, el beisbol y el futbol

Publicado junio 28, 2018, 3:37 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 8 mins

Entre política, fútbol y béisbol, estos días son intensos para los yucatecos. Y si a eso le sumamos unas altas dosis de calor, humedad y lluvias, nos cocinamos a fuego lento para un proceso electoral en medio de balones y jonrones.

¿En qué piensan los yucatecos en estos días? ¿Más en la política o en el deporte? La historia demuestra que este es un estado con alta participación en los comicios y mucha conciencia a la hora de elegir y cortar boleta. Pero también sus habitantes son fanáticos del béisbol y hoy jueves los Leones de Yucatán pondrán el pleno al triunfo para vencer a los Sultanes de Monterrey y coronarse campeones de Serie del Rey

Sin embargo, el fútbol no se queda atrás en la tierra del Faisán y del Venado y los yucatecos se ponen la camiseta para alentar a la selección mexicana, que el lunes, un día después de las elecciones, jugará contra Brasil.

Yucatán Ahora platicó con el psicólogo Paulino Dzib, especialista en problemas sociales e integrante del Sistema Nacional de Investigación, quien aborda este tema en tendencia hoy día y nos cuenta cómo ve la situación desde su óptica profesional.

Hablemos de política… Yucatán es un estado que participa en el proceso electoral, que divide boleta, que tiene conciencia de voto ¿Por qué te parece que pasa esto acá y no en otras partes del país?

Tenemos que remontarnos a la historia, desde la conquista hasta la Guerra de Castas. Si haces un análisis vas a ver que Yucatán era independiente y la Península tenía su estructura propia de pensamiento. Es un estado marcado por en su quehacer de península, apartado. Acá hay una hegemonía ancestral puesta por la cultura maya y esto hace que haya un pensamiento colectivo con dinámicas arraigadas, donde el celo de la territorialidad aparece y la creencia se mantiene.

El yucateco es reservado con el voto, aquí el protagonismo y hablar mucho no está dado. Está más bien en la reflexión, el orgullo y la privacidad. “Yo creo”, “Yo decido” y como no quiero conflictuarme, yo ejerzo mi voto a solas.

¿Cómo vive el yucateco, psicológicamente hablando, estos tiempos entre política y deporte?

Desde ayer se percibe una transición de la política al deporte. La efervescencia política que se vivía hasta hace unos días, empezó a tener su cambio por el silencio electoral y la gente se vuelca más al espacio deportivo. Sin embargo, es necesario tener posiciones de visión ante todo lo que vivimos.

¿Cuáles serían esas posiciones de visión?

Son tres puntos de atención: hacía ti mismo, así tu grupo primario (familia, amigos y trabajo) y hacia el grupo colectivo, que tiene otras dinámicas. El primer punto de atención es individual, habla de ti y de cómo te sientes, el segundo es cómo estás con tu familia y tu entorno laboral y el tercero es cómo te relacionas con lo que pasa en el mundo. Si nos vamos a esos tres niveles, podemos hacer un análisis de la situación actual: Hoy la gente se pone la camiseta de la selección –lo vimos ayer en la calle y en todos lados-, cuando días antes se ponía la camiseta de los partidos políticos. Estamos en una transición de manera ‘pivote’, la gente empieza a mutar sus intereses hacia lo deportivo y esto hace un cambio de rutinas.

Pero las elecciones están a la vuelta de la esquina, más allá del receso electoral ¿Cómo piensa el yucateco el voto?

Hay tres niveles psicológicos de voto. El primero tiene que ver con el estímulo que recibe del candidato, su propuesta, su color, si se ve y sabe hablar bien. Todo esto nos lleva al segundo nivel que genera la motivación para votar y que radica en el cerebro en dos partes, tálamo e hipotálamo, que tienen que ver con las emociones. Ahora bien, durante el receso electoral –en estos días, precisamente- la parte del cerebro más comprometida es la frontal, donde radica la razón y hace que analicemos el voto.

El tercer nivel se dará cuando el domingo próximo y de manera contundente, mecánica y motriz van a elegir a los candidatos. Ahora estamos en el espacio de la reflexión del voto y en las posiciones de visión que explicaba antes, la decisión individual impactará en el colectivo porque mi voto se convierte en un voto comunal que nos representará a todos.

¿Y en el aspecto deportivo?

Es similar, existen tres niveles psicológicos: Cómo se armaron los grupos, los países que participan, la expectativa de juego… Todo eso crea un estímulo y las emociones las vemos con lo que le pasó ayer a la selección mexicana contra Suecia, el equipo mexicano perdió la razón con la que había jugado contra Alemania y se quedó sólo con la emoción. Ayer el águila voló sin rumbo y le clavaron tres lanzas. En el tercer punto está jugar con razón, decidir bien y con conciencia cuando patear o no el balón.

Vivimos el deporte y analizamos la política en estos momentos ¿Cuál sería el mejor camino a tomar?

En este momento de análisis político y euforia deportiva, no podemos perder de vista que la razón no sea contaminada por los prejuicios o la esperanza. El mejor predictor de un comportamiento es la conducta pasada. Hay que voltear a ver qué han hecho y que no han hecho los candidatos y esperarnos eso a futuro.  Como decía mi abuelita: “Gallina que toma huevo, aunque le quemen el pico”. El comportamiento se repite, es predictivo de acuerdo a tu historia.- Cecilia García Olivieri.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.