La CROC, cerrada a la transparencia en Yucatán

Aunque la ley indica que es uno de los sujetos obligados al escrutinio público, su líder Pedro Oxté Conrado asegura que no tiene que rendirle cuentas a nadie más que a sus agremiados, no al INAIP.

1031

El líder de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC) en Yucatán, Pedro Oxté Conrado, se niega en rendir cuentas sobre el dinero que recibe de las aportaciones de los 18 mil trabajadores afiliados, aún cuando forma parte del padrón de sujetos obligados del Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales (Inaip).

En el listado del organismo autónomo, la CROC aparece junto con otros sindicatos como la Confederación de Trabajadores de México (CTM), Sindicato al Servicio del Instituto de Seguridad Social de los Trabajadores del Estado de Yucatán y Sindicato de Empleados del Poder Legislativo de Yucatán (Seply), por citar algunos.

Sin embargo, Oxté Conrado sostiene que no está obligado a rendirle cuentas a nadie bajo el argumento de que “no manejamos recursos públicos, ni tenemos convenio con el Gobierno, nosotros no recibimos dinero del Gobierno, eso estaría a todo dar, pero todo se lo roban ellos (las autoridades), no nos dejan nada”.

Resultados del Programa Anual de Vigilancia 2018 del Inaip, señalan que del procedimiento resultó que 114 sujetos obligados publicaron la información generada en el ejercicio 2018, mientras que 45 no lo hicieron, entre los que se encuentran ocho sindicatos como la CROC y la CTM.

Sin embargo, el líder sindical insistió en que no es sujeto obligado y retó al Inaip a que primero transparente lo que hace con los recursos públicos que recibe al año de presupuesto.

“Que rindan cuenta primero ellos, que digan qué hacen con los recursos públicos”, sostuvo.

Oxté Conrado, quien desde 1987 dirige la CROC en Yucatán, informó que tienen afiliados a 18 mil trabajadores sujetos a una relación obrero-patronal y unos 10 mil más no asalariados.

Al cuestionarle lo que la agrupación recibe al mes de cuotas sindicales, expresó que cada sindicato tiene vida propia, por lo que sus miembros deciden cuánto van a cobrar para sus gastos internos y cada 30 días rinden su informe.

“Honestamente no le llega nada (a la CROC), el estatuto dice que el trabajador afiliado a un sindicado de la CROC debe pagar un peso mensual. Si yo tengo 100 trabajadores debo para 100 pesos. Recibimos entre cinco y seis por ciento de cuotas sindicales, del 100 por ciento de la membresía, es decir como seis mil pesos al mes de los 18 mil trabajadores afiliados”, aseguró.

No obstante, refirió que mantiene una estrategia para mantener a la CROC: “tenemos un sindicato denominado de industria que yo represento y es el más grande con dos mil 300 trabajadores; tenemos como 60 contratos colectivos y en esos contratos colectivos nosotros establecemos en las cláusulas, en algunos casos, que la empresa va a pagar la cuota sindical que le corresponde al trabajador al sindicato. Lo hacemos para quitarle al trabajador una carga económica y le pueda rendir mejor el salario, en las empresas que no aceptan los empleados tienen que pagan esas cuotas”.

Por esa estrategia, dijo, se subsidia a la Confederación mediante préstamos semanales y mensuales con aproximadamente 800 mil pesos al año.

“Por eso nosotros nunca hemos aceptado rendirle cuentas a nadie porque la ley no nos dice que lo tenemos qué hacer, el estatuto sindical y la Ley Federal del Trabajo dice que le debo rendir cuentas a los trabajadores, al que pone esa cuota y a nadie más”, remarcó.

Empero, Oxté Conrado anunció que en unos 60 días empezará a funionar una página electrónica donde publicarán información relacionada con sus gastos. “No es obligación hacerlo pero lo haremos por cuestiones de transparencia interna”.

Comentarios

Comentarios