Halcón Rojo, del ring de la lucha libre a conductor de plataforma de transporte

Publicado febrero 09, 2021, 8:00 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

El nombre Halcón Rojo es de los más conocidos en la lucha libre yucateca. Siempre presente en las funciones locales y compartiendo cartel con las grandes estrellas del pancracio nacional que venían al estado, dejó escuela con sus hijos, quienes intentan igualar sus pasos. 

No obstante, su destacada trayectoria en el ámbito luchístico no era suficiente para el sustento familiar. Por ello, junto a sus hijos atendía un conocido negocio en Kanasín: la Pizzería Halcones. 

Todo iba bien, combinaban un oficio con su pasión sobre el cuadrilátero, hasta que el covid-19 vino a complicar todo. La pandemia no solo les impidió seguir participando activamente en la lucha libre, sino que también propició el cierre de su local tras meses sin poder abrir al público. 

Fiel a su costumbre, pues así lo hizo siempre en el ring, el Halcón Rojo no bajó los brazos y de inmediato buscó cómo mantenerse productivo. Y ahora es chofer de una plataforma de transporte. Para ello, invirtió sus ahorros en un automóvil. 

“Mi vida cambió mucho, tenía este negocio, pero al ver que la pandemia se iba para arriba, decidí cerrar, descansar un tiempo y por todo esto compré un auto para trabajarlo…”, le dijo el ex ídolo a un medio local.  

Asimismo, agregó que sus hijos también cuentan con trabajo, por lo que su economía familiar se mantiene estable, pese a la problemática de la pandemia. 

En su nueva faceta han sido varias la personas que lo han reconocido y agradecen el haber podido platicar un poco de lucha libre durante su viaje. 

“…esta mañana en el servicio de transporte me topé a Halcón Rojo, luchador de lucha libre, quien en su vida ha vivido de grandes éxitos. Personas como él y como muchas vale la pena escucharlos. Es para mi valioso llevarme un recuerdo de grandes personas”, publicó un usuario que contrató el servicio. 

Dándole duro al trabajo, el Halcón Rojo espera que pronto las funciones se puedan realizar en Yucatán. Por ello, les pide a los gladiadores locales, especialmente a los jóvenes, que sean pacientes y no se arriesguen ante una “enemigo invisible”. “El que se diga buen luchador que se tome su tiempo, que espere que la afición vaya a verlo”, sostuvo.