¿Ha compras mi costura?, pregunta una artesana maya en Tik Tok

Publicado julio 09, 2020, 3:08 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

MÉRIDA.- Aprovechando el alcance que tienen las redes sociales, el joven yucateco Santos Tuz promueve los bordados que hace su abuelita, quien habitualmente obtiene ingresos mediante esa actividad, pero ahora no puede salir a venderlos al mercado de Oxkutzcab a causa del coronavirus Covid-19.

Mediante un video en Tik Tok, el nieto explica el valor que tiene el trabajo de su abuela, quien elabora el tradicional bordado yucateco Xook Chuy, que se hace a mano con hilo contado.

Santos indica que la artesana tiene muchos trabajos hechos y no los ha podido vender porque, a causa del Covid-19, no puede ir al mercado de Oxkutzcab donde hace su venta.

La abuelita tiene muchas muestras de esta laboriosa artesanía, que se utiliza para adornar los hipiles, que es el atuendo tradicional que usan las mujeres en Yucatán.

“¿Ha compras mis costuras?”, pregunta en maya y en español la abuelita en el remate del video.

Felicidades a Santos Tuz por este esfuerzo que hace para promover lo que con tanta dedicación hace su abuelita, quien le enseñó a hablar en maya. Si deseas comprar alguno de los bordados, puedes contactar a Santos Tuz al 9971 458574.


A raíz de la publicación del video de Santos Tuz le han hecho muchos pedidos a la abuelita, y aunque ella mencionó un precio de 100 pesos por cada pieza, hay personas que le han dicho que pida mucho más (500 o hasta 600 pesos), porque saben que ese precio mínimo solo cubre la caneba (el lienzo sobre el cual se borda) y los hilos.

La abuela mencionó este precio porque realmente no había vendido nada y necesitaba el dinero, pero ahora que el video de su nieto se ha vuelto viral le han llovido muchos pedidos.

En medio de la sencillez en la que ha pasado sus 87 años, la artesana dice que esos 500 o 600 pesos “está muy caro”, y que ella podría aceptar 300-400 pesos por dos piezas, ya que ella sólo quiere vender un poco para sustentarse.

“Los que ofertaron los precios antes mencionados es porque quieren recompensar su trabajo, ya que a pesar de tener problemas de vista y de tener 87 años sigue costurando”, aclara Santos Tuz en otro video que compartió posterior al que ya es viral.

Al joven lo pueden contactar vía Facebook y ahí ofrece informes sobre cómo pueden comprar los bordados de su abuelita.