Graffitis, parte del renacimiento de Xcalachén, el barrio de la chicharra

Publicado noviembre 23, 2017, 12:04 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

Las calles de Xcalachén ya no son las mismas, sobre todos sus paredes. Porque 15 artistas graffiteros dejaron su huella de aerosol con explosivos colores en las calles de la colonia, sede este sábado 25 próximo del “Segundo Festival de la Chicharra de Xcalachén 2017”.

Invitados por el Ayuntamiento de Mérida, los artistas callejeros Alejandro Cetina Tuz “Nookye”, Jesús Ortiz Marrufo “Mare”, Carlos López López “Eskriba”, José Gaspar Herrera Campos “Ache”, Rodrigo Leal Aguilar “Loyal”, Paulette González Yañez “Poli”, Rosaura Luna Herrera, María Adolfina Villegas May “Finita”,  Aldo Martín Cauich Uicab “Literaldo”, Gustavo Uh Segura “Ackon”, Joselin Carolina Caamal Alvarez “Yoyosie”, José Guadalupe Gongora Pacheco “Lurias”, Ricardo Abraham Santoyo Borges, Omar Alejandro Canto Reyes “Yester”, “Adán”, Pablo José Moctezuma Méndez y Manuel Pérez “Vanilla” pintaron multifacéticos murales donde plasmaron cada uno su visión sobre nuestra ciudad, cultura, tradiciones y el nuevo milenio que nos toca vivir.

“Eskriva”, a puro aerosol, plasmó su visión prehispánica con el sincretismo de los tiempos modernos. En su obra aparece la Máscara de Jade, un quetzal (“símbolo de la belleza maya”, explica el muralista) y una mano de un adulto que le transmite a la mano de un niño la cultura a través de la herencia “para retomar quiénes somos hijos del maíz”, puntualiza Eskriva. El artista tardó una semana en dejar listo su mural.

En una calle aledaña “Yester” está sobre una escalera “clavado” escuchando Black Sabbath, mientras retoca la pintura de un ocelote junto a una bella mujer, de labios carnosos, agitada cabellera y ojos verdes. “Ella es la Xtabay, así la veo yo, es mi interpretación de esta mujer que enamora y vuelve loco a los hombres hasta la muerte”, expresa el artista. A Yester, de 21 años, le queda media pared para terminar pero está seguro que para el sábado su mural estará más que listo.

Cuando la chicharra se termine, el festival llegará a su fin hasta una nueva edición, sin embargo las paredes de Xcalachén seguirán dándole otro toque, uno especial sin duda, a este barrio tan tradicional de Mérida. No se pierda el paseo el sábado próximo, vale la pena.- CGO.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.