Gazuza, tortas con el sabor de la Mérida de antaño… y un toque de Juglar

Publicado septiembre 13, 2020, 10:57 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 8 mins

MÉRIDA.- Juglar, cocinero, electricista, albañil, mesero, lonchero… Sin duda José Vadillo llegó muy a tiempo al reparto de talentos y habilidades.

Y como dice la recomendación bíblica, el Juglar Mayor ha hecho crecer y multiplicar esos talentos, no los ha escondido como haría el temeroso.

Desde hace más de cinco meses la pandemia de Covid-19 ha dejado sin trabajo a Los Juglares, el grupo de trovadores que fundó Pepe junto con su hermano Fernando y otros dos también talentosos músicos, los hermanos César y José Marrufo.

Pero José Vadillo no se ha quedado con los brazos cruzados lamentando la desgracia, y ha echado mano de sus talentos para sobrevivir mientras se reanudan los conciertos y giras que mucho han dado a Los Juglares.

Hoy Pepe ha cambiado su inseparable guitarra por una motocicleta en la que hace repartos de Gazuza, una puesto de tortas y hamburguesas que habilitó en la colonia Mulsay III, a unos metros del Parque Japonés.

Siguiendo la filosofía de este exitoso meridano de 48 años, no son tortas y hamburguesas cualquiera, y tampoco podría decirse que Gazuza es algo improvisado, sino que es un proyecto que ya estaba presente en la familia Vadillo, solo que iba y venía como las golondrinas de Becquer.

Hijo de reconocido lonchero

El padre de Pepe y Fernando trabajo durante muchos años como lonchero en la famosa cafetería Louvre del centro de Mérida, y se sabía todos los secretos de esas memorables tortas, que hoy muchos de lo que rebasan los 40 años aún añoran.

Ahí se hacía el mejor sandwich club, así como la torta cubana y de pierna de la Mérida del ayer.

De ahí Pepe le agarró el gusto por este tipo de tortas tan apreciadas en Mérida, pero con un toque especial adquirido en los muchos viajes que han realizado Los Juglares, agrupación musical que ha hecho giras por 30 países y la mayor parte de las ciudades de México.

El resultado se ha materializado en las ampliamente recomendables tortas y hamburguesas de Gazuza, nombre que significa antojo en el sur de España.

Con apoyo de su hijo José Paulo y Aurora Ortega, novia del joven, Pepe Vadillo ha hecho equipo prestigiar Gazuza. Los muchachos se encargan de preparar las tortas y el Juglar Mayor las reparte, incluso tiene su mochila especial para que las tortas y hamburguesas lleguen calientitas.

Parte fundamental del proyecto también es la esposa de Pepe, Ivonne Marín, quien es administradora de Gazuza y brazo derecho del Juglar Mayor a lo largo de su trayectoria.

Como dijimos al principio, Gazuza no es algo improvisado sino que resurge de las cenizas de un proyecto que hace unos años comenzó Pepe Vadillo, quien ha visto transcurrir su vida entre la música y la lonchería.

Años atrás comenzó la venta de tortas al estilo Louvre en el mismo predio donde hoy se fomenta Gazuza, pero debido a los múltiples compromisos musicales de Los Juglares, así como las giras internacionales, le tuvo que poner una pausa, pero nunca se deshizo de sus planchas y demás mobiliario para el negocio.

A principios de año José Paulo le dijo a su papá que quería retomar el proyecto, pero sería solo con hamburguesas, y así fue como abrieron el establecimiento en febrero, pero debido a la pandemia de Covid-19, por temor a los contagios, tuvieron que cerrar el naciente negocio.

Sin embargo, al prolongarse el tiempo de confinamiento social y restricción de actividades, decidieron reabrir Gazuza en junio.

“Al principio de la pandemia hicimos lo que todo mundo, nos encerramos y sobrevivimos con unos ahorros que tenía, los cuales no eran muchos porque los músicos vivimos prácticamente al día”, recuerda Pepe. “Sin embargo, vimos que esto iba para largo, que se cancelaban conciertos y giras, teníamos proyectos con Armando Manzanero, Susana Zabaleta y Rubén Albarrán, pero todo eso se canceló”.

Una Planchadita sencilla, con precio de 15 pesos.

“Entonces le dije a mi hijo que íbamos a retomar Gazuza, pero además de las hamburguesas íbamos a meter las tortas cubanas, de pierna, especiales y otras al estilo yucateco”, añade. “Abrimos en junio, pero nos dimos cuenta que no éramos los únicos, pues todo aquel que perdía su trabajo por la cuarentena se dedicaba a la venta de comida”.

“Teníamos que hacer algo para destacarnos, porque era remar contracorriente”, afirma Pepe Vadillo, quien a lo largo de su vida también ha trabajado como electricista, albañil y mesero en Cozumel, donde vivió un tiempo.

Él se encarga de preparar la pierna que venden, la cual insistimos es ampliamente recomendable. También se encarga de los aderezos y de cuidar todo detalle para que al probar una torta o hamburguesa de Gazuza el cliente quede satisfecho y, ¿por qué no? evoque los sabores de la Mérida de ayer.

Debido a la crisis económica que ha dejado el coronavirus, han tenido también que ajustar sus precios. Igual tienen la desventaja de estar un poco escondidos, pero eso no desanima al equipo de Gazuza, que ha sabido responder a los nuevos tiempos con unas tortas económicas denominadas Las Planchaditas, que no por ser baratas son menos deliciosas.

Gazuza se ubica en la calle 118 número 900 del fraccionamiento Jardines de Mulsay III. En el turno matutino laboran de lunes a sábado de 7:30 de la mañana a 12 del día.

Por las tardes trabajan de miércoles a domingo de 6:30 de la tarde a 12 de la noche.

Puedes hacer tus pedidos al 999 232 0444. Puedes consultar también su página de Facebook y su correo [email protected]

Torta “la Choncha”