CONTENIDO PROMOCIONADO

Foto Guido, 50 años de retratar a las familias meridanas

Publicado septiembre 08, 2018, 11:03 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 6 mins

No todos los días se cumplen 50, y no todos nacen en el emblemático 1968 y tienen la fortuna de llegar al “tostón” en el año que transcurre.

Pero quizá lo más importante sea llegar con ánimo y vigor para continuar en la senda, incluso más fuerte y robusto que cuando se llegó al mundo.

El “bebé” nació el 13 de septiembre del 68, cuando Guido Navedo y su esposa Guadalupe León de Navedo decidieron abrir su primer estudio fotográfico frente a Santa Lucía, en la calle 60 con 55 del centro meridano.

Y aunque no todo ha transcurrido como un flashazo, hoy tienen 10 sucursales distribuidas por toda la ciudad, incluso en las plazas más modernas. Y para no dejar pasar la ocasión sin mostrar su agradecimiento a sus clientes, a partir de este jueves 13 y hasta que concluya el mes obsequiarán fotos tamaño postal a todas las personas que se retraten en ese periodo.

Los señores Navedo invitaron a Yucatán Ahora a ser partícipe de este acontecimiento, y nos ofrecieron una entrevista para hablar sobre los inicios y la historia de esta empresa.

En la entrevista con el señor Navedo estuvo presente todo el tiempo su esposa, quien trabajó hombro a hombro con él para impulsar la empresa.

La sucursal ubicado en Francisco de Montejo.

¿Cómo surge la iniciativa de dedicarse a la fotografía?

La necesidad más que nada, en ese tiempo se necesitaba trabajar desde chamaco y mis primeros acercamientos fueron a los 15, trabajaba de empleado en diversos estudios y trabajé en el de Mario Rubio, después mi esposa y yo nos dedicamos a trabajar por nuestra cuenta y fue en el 68 cuando decidimos abrir un negocio propio, y nos fue bien.

¿Dónde comenzaron?

El primer local fue en la calle 60 por 55, enfrente del parque de Santa Lucia, ahí estuvimos nueve años y después nos trasladamos a la 55 entre 62 y 64 donde aún está nuestro laboratorio y oficinas generales.

¿Cómo era la fotografía en ese entonces?

Todo era manual, había que preparar los químicos por medio de sales y papeles fotográficos, era muy laborioso, teníamos que estar consiguiendo y comprando, las fotos solo eran en blanco y negro y para hacerlas a color teníamos que usar óleo para iluminarlas, era algo muy bonito y bastante artístico.

¿Cómo surge el crecimiento de la empresa?

Al principio dio un poco de trabajo, teníamos cuatro hijos y fue como a los cinco o seis años que empezamos a desarrollarnos bien y así fuimos abriendo otras sucursales, antes rentábamos locales, pero los fuimos comprando y ahora todos son locales propios.

¿Qué cambios han ocurrido en la fotografía?

Antes no se pedían tantas fotos, ahora se piden para credenciales, títulos, y hay cosas que se ponen de moda, hubo un tiempo en el que retratábamos hasta 10 bodas en un día, eso ya casi no se hace porque ha aparecido el celular, así ha pasado con las caritas que les tomaban a los bebés y las fotos grandes, pero aún hay gente que lo pide.

¿Cómo administra las sucursales?

En realidad, yo casi ya no las atiendo, mis hijos son los que manejan el negocio junto con sus familias y empleados.

¿Qué sigue para Foto Guido?

Abriremos una nueva sucursal en la avenida Jacinto Canek, nuestros hijos ya tienen el conocimiento para que sigan con el negocio, ellos manejan las sucursales desde hace mucho tiempo, aunque a veces no estamos muy de acuerdo con lo que hacen, pero entendemos también que son otros tiempos, porque a ellos no les tocó trabajar tanto como a nosotros, pero allá ellos (risas).

¿Cómo han sido estos 50 años? ¿Qué siente?

Es un negocio que nos dio para vivir, para crecer a nuestros cinco hijos y que tengan carrera (tres de sus hijos se titularon de ingenieros, uno es doctor y la única mujer es nutrióloga), estamos muy contentos por los 50 años, afortunadamente somos bastante conocidos y la gente nos da la oportunidad de servirles y es algo que agradezco mucho, son 50 años que me han servido de mucha experiencia y estamos muy agradecidos con la gente por su preferencia.

El señor Guido conoció a su esposa en un estudio fotográfico, donde se entendieron muy bien y se casaron, actualmente ambos tienen 80 años y llevan 59 de casados, tuvieron cinco hijos, uno de ellos ya fallecido y todos profesionales.

También tienen nietos y hasta bisnietos, todos reunidos alrededor de los abuelos a los que ven como un ejemplo de trabajo en pareja, de amor, entrega, esfuerzo y dedicación, es decir, lo necesario para sacar adelante un negocio y una familia.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.