Éxodo de priistas en municipios: en Progreso y Motul se van al PVEM

Publicado diciembre 02, 2019, 5:33 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 5 mins

Radar Político/Columna

Aunque aún falta más de año y medio para las elecciones de 2021, en los municipios la situación política comienza a calentarse, con amarres y movimientos en los que el más perjudicado parece que será el PRI, partido que podría quedarse sin militantes y reducido a su mínima expresión.

En el pasado el llamado “superpartido” o “partidazo”, hoy ve que sus filas adelgazan como si alguna letal enfermedad carcomiera sus estructuras.

Apenas este fin de semana, como informamos, operadores políticos del gobierno anterior, encabezado por Rolando Zapata Bello, se incrustaron en el nacimiento partido político Redes Sociales Progresistas, que comenzó errático su andar en Yucatán, con viejas prácticas que fueron las que precisamente hundieron al PRI.

Pero no fueron los únicos desprendimientos, pues reconocidos priistas del interior del estado se han estado sumando al Partido Verde Ecologista de México (PVEM), al que muchos tricolores ven como la tabla de salvación y como una manera de colgarse de la 4T, pues el Verde ya hizo amarres para acompañar en alianza al partido del presidente López Obrador.

Los casos más sonados de priistas que se sumaron al PVEM se dieron en Motul y Progreso, dos de los municipios más importantes de la zona centro-norte y costa norte de Yucatán.

En Motul, el ex alcalde priista Juan Centeno Sánchez se incorporó de lleno al PVEM, partido con el cual ya había “coqueteado” en elecciones anteriores.

En imagen que circuló el fin de semana, Centeno no dudó en fotografiarse con el presidente estatal del Verde, el diputado local Harry Rodríguez Botello, para afirmar su adherencia a dicho instituto político.

Junto con él se sumaron al PVEM otros priistas que conforman ahora la estructura del partido en Motul, en la cual está integrado también Mario Peraza, ex aspirante a la alcaldía de dicho municipio.

En Progreso la nueva estructura del Verde se conformó también con una desbandada priista, en este caso del grupo “pepeblanquista” y algunos del grupo del ex alcalde José Cortés Góngora, quien llegó por Nueva Alianza aunque con fuertes nexos con el PRI.

De este primer comité municipal del PVEM en el puerto el presidente es José Gaspar Manzanero Ku, alias “Payo” y ampliamente conocido en círculos políticos de Progreso porque fue chofer de José Blanco Pajón, también ex alcalde pero por el PRI.

Es conocido “chapulín” en el puerto, porque lo mismo ha trabajado para administraciones municipales del PRI como del Panal, incluso en el periodo 2012-2015 (que encabezó Daniel Zacarías) fungió como director jurídico, a pesar de que apenas en 2018 egresó como licenciado en derecho.

A pesar de que fue candidato a regidor en la planilla de Jéssica Saidén Quiroz, derrotada por Cortés Góngora en 2015, se colocó en el ayuntamiento turquesa abandonando al grupo priista perdedor.

En esa administración (2015-2018) fue director de Contraloría y del DIF Progreso, pero fue despedido por quejas de denuncias por parte de ciudadanos y de empleados de la dependencia.

De ahí pasó a trabajar en la campaña de Carmen Ordaz (esposa de Blanco Pajón) por la alcaldía, pero perdieron ante Julián Zacarías, actual presidente municipal.

Al quedar desempleado se colocó como administrador de los negocios del empresario Martín Velázquez, a quien algunas publicaciones señalan su vínculo con el tráfico de especies protegidas y en veda.

Ahora también será presidente del PVEM en Progreso, donde los grupos políticos comienzan a moverse rumbo a las ya no tan lejanas elecciones de 2021.