Está noche podrás observar las Oriónidas en su máximo esplendor

Publicado octubre 17, 2020, 7:52 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 7 mins

MÉRIDA.- Desde hace unos días se observa en la Península de Yucatán la lluvia de estrellas Oriónidas, informó el astrónomo yucateco Eddie Ariel Salazar Gamboa, quien dijo que su frecuencia es de dos meteoritos cada cinco minutos, aproximadamente.

Este fenómeno se apreciará hasta el próximo domingo 25, aunque la mayor intensidad será este miércoles 21.

Al mismo tiempo, a lo largo de la noche, se apreciará Venus, Marte, Júpiter y Saturno, los cuales se distinguirán tanto por su brillantez, además que no titilan como sucede con las estrellas.

Incluso, la Luna estará en su fase de creciente, pues el pasado miércoles 14 hubo novilunio o nueva mientras que el próximo sábado 31 será plenilunio o llena.

El académico del Instituto Tecnológico de Mérida (ITM) resaltó la importancia de la lluvia de estrellas, dado que es uno de los sucesos nocturnos más notables, sobre todo, cuando se observar sin contaminación lumínica, por lo que recomendó alejarse de la ciudad.

Consideró que desde esta región del país, se constatará el paso y desintegración de los meteoritos por la bóveda celeste, algunos de los cuales puede durar varios segundos, de acuerdo con su tamaño y composición química.

Explicó que las Oriónidas “es una de las cuatro lluvias de meteoritos más importantes del año, e incluso, es una de las más famosas ya que el causante del fenómeno fue el cometa Halley”.

El profesor emérito de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) recordó que dicho cometa, descubierto en 1758 por Edmund Halley tiene una periodicidad de cerca de 76 años, el cual fue visto en 1910 y 1986 y volverá en 2062.

Añadió que anualmente se presentan 29 mal llamadas ‘lluvias de estrellas’, pues debe de ser ‘de meteoritos’, de las cuales, cuatro son las más copiosas, tal el caso de Cuadrántidas, el 3 y 4 de enero; Perseidas, el 11 y 12 de agosto; Oriónidas, 17 al 25, el pico es del 21 de octubre, 20 a 25 y Gemínidas, el 13 de diciembre, al observar entre 60 a 100 meteoritos por hora”.

De menor intensidad son la Líridas, Eta Acuáridas, Táuridas y Leónidas, entre otras, acotó el coordinador del Grupo de Astronomía “Hipatia de Alejandría” del ITM.

Reveló que el pico o máxima visibilidad será el próximo domingo 21, llegando a observar hasta 25 meteoroides por hora.

Abundó que Orión saldrá por el horizonte a las 23:30 horas, por lo que a partir de la medianoche ya se apreciará el “espectáculo nocturno”, aunque la mayor frecuencia será desde las cuatro de la madrugada hasta el amanecer.

El premio “Jaguar del Turismo 2020” de la Asociación Mexicana de la Industria Turística (AMIT) Yucatán comentó que ésta lluvia de estrellas se debe a la basura cósmica que a su paso dejó el cometa Halley, en 1986.

El entrevistado agregó que “Orión es una de las constelaciones más conocidas además que es fácil de reconocer, pues muchas personas la ubican a partir de las tres estrellas alineadas, las cuales forman parte del cinturón de “El cazador”, y cuyas principales estrellas son la gigante roja Betelgeuse y Rigel”

Explicó que frecuentemente, se registran meteoritos con una duración de hasta 10 segundos, debido al tamaño de las partículas que el Cometa Halley dejó en 1986, las cuales se incendian al entrar a la atmósfera, y por ende, se desintegran.

“En ocasiones hay partículas de piedra, hielo y/o metálicas que tienen varios centímetros de tamaño, las cuales atraviesan la atmósfera, dejando una estela con duración de varios segundos”, acotó.

Expresó que la mínima presencia de meteoritos se da al anochecer y la máxima al amanecer, debido a la posición de la Tierra, así como la ubicación que tendrá dicha constelación.

“Toda lluvia de meteoritos tiene un máximo de aparición en las madrugadas, en comparación con las noches, debido a la inclinación de la Tierra, por lo que las Oriónidas no son la excepción”, subrayó.

Destacó que la lluvia de estrellas se registra luego del paso de un cometa por Sol, el cual deja partículas flotando en el Universo, debido a su desgaste al formar su cola, cauda o cabellera.

Salazar Gamboa mencionó que la Tierra, al acercarse a este punto, atrae estas partículas a su centro, por lo que al entrar a la atmósfera se incendian, y por ende, se desintegran.

Explicó que los meteoritos son fragmentos, algunos del tamaño de un grano de arena, los cuales son atraídos por la Tierra, entran a la atmósfera a altas velocidades y se queman violentamente por fricción con el aire.

Normalmente, disminuyen mucho en tamaño por efecto de ese fuerte rozamiento con el aire, hasta desintegrarse, pues atraviesan la atmósfera a una velocidad de 59 km/seg.

Detalló que la mayoría son pequeñas partículas que no sobreviven a la fuerte combustión y son evaporadas, dejando un trazo luminoso en el cielo, efecto popularmente llamado estrella fugaz.

Finalmente, expresó que los meteoritos que se observan, se trata de ‘basura’ que un cometa dejó a su paso por el Sol, que al entrar a la atmósfera de la Tierra, se observa ese destello.