Enfrentamiento político en tiempos de redes sociales

Publicado abril 18, 2018, 4:42 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 8 mins

Enfrentados por una demanda que ya tiene un año, Milagros Romero Bastarrache, candidata a diputada federal por el IV Distrito por la alianza PAN-Movimiento Ciudadano y Santiago Escamilla, ex panista, ex candidato independiente a la alcaldía de Mérida y actual asesor político de Joaquín Díaz Mena, son las dos partes del caso judicial que hoy pudieron dar su versión de los hechos en pleno contexto de campaña electoral y hasta coincidieron en algo: En que “siempre es un tema político”.

La inmediatez de las redes sociales hicieron de las suyas y, mientras la candidata citaba a la prensa para quejarse por un “ataque” a su persona en plena campaña electoral, Escamilla, contraparte de la historia -quien la acusa ante la justicia por “daños y perjuicios”, vio el “vivo” que se transmitía en Facebook y, sin prisa pero sin pausa, se presentó al final del evento para dar su versión de los hechos. Todo en cuestión de minutos.

“No me van a amedrentar”

La candidata por el IV Distrito hizo pública hoy su denuncia de que el Poder Judicial del Estado busca frenar su candidatura con acciones “ilegales” que, según ella, usan para amedrentarla en plena campaña electoral.

“Para meterle miedo y frenar el desarrollo de su exitosa campaña, Mili recibió el Jueves Santo y a las 10 de la noche una notificación judicial por una demanda civil que ya debería estar sobreseída. Nosotros estamos para apoyarla y denunciar este hecho”, manifestó Silvia López Escoffié, coordinadora estatal de Movimiento Ciudadano.

Por su parte, Edgar Ramírez Pech, presidente estatal del PAN, pidió que se aplique la ley para todos y espera una respuesta del Poder Judicial. “Le hacemos un llamado al Poder Judicial para que nos aclare esta situación y para que no se presenten este tipo de triquiñuelas que pensamos que ya se habían abandonado, pero vemos que no. Esto nos motiva a seguir la lucha”, sentencia.

Ana Rosa Payán Cervera, candidata al Senado por la coalición “Por México al Frente”, hizo una analogía entre el ataque que recibió Milagros y el que sufrió también Ricardo Anaya por parte de la PGR, candidato a la presidencia de la República.

“Queremos un proceso limpio y transparente y el Poder Judicial hace recurrente presión y es fundamental que esto ya no ocurra”, puntualizó.

Aunque la candidata a diputada por el IV Distrito no quiso dar detalles de la notificación recibida ni de quién la demanda, sí informó que era una demanda civil y por “daños y perjuicios”.

Cuando se le preguntó si la demanda se la interpuso Escamilla, la candidata se negó a responder. “No es relevante el tema de por qué o quién me acusa. Es de un juzgado Civil y tiene que ver con mi trabajo como regidora. Tampoco puedo dar información del caso porque está en curso. Sin embargo sepan que nada me distrae ni me perturba, pero no vamos a permitir que manchen mi nombre ni la campaña que estamos haciendo en el IV Distrito”, alegó.

La otra versión

En espera de la prensa en un café frente al local de Movimiento Ciudadano, Escamilla daba su versión de los hechos:

“Hoy hace exactamente hace un año interpuse una demanda civil por daño moral contra la entonces regidora Milagros por toda la cantidad de cosas que se las pasó diciendo previo a mi destitución como director del Rastro Municipal, el 24 de febrero de 2017. Cuando terminó el proceso de auditorías, no encontraron absolutamente nada en mi contra, de hecho la única cuestión por la cual me inhabilita el Cabildo y que incluso están en los Tribunales, es por no haber pedido permiso al Consejo Administrativo por mi finiquito, pero eso no tiene nada que ver con sus denuncias”, argumentó Escamilla.

El actual asesor político de Huacho Díaz Mena, candidato a la Gobernatura por Morena, señaló que el Poder Judicial intentó notificar a Milagros desde el 19/6 pasado, cuando la demanda pasó a juicio, pero nunca la encontraron.

“Ella prácticamente se ha escondido y no ha permitido que le notifiquen hasta que, previo a la notificación por edictos, lo lograron finalmente el 5 de abril, no el Jueves Santo como ella dice. Y conste que no la encontraban ni en su oficina de Palacio Municipal. Ella se las da de que cumple la ley pero a la mera hora se ve de qué color es el perico”, remarca.

Resarcimiento económico

Los motivos por los cuales Escamilla argumenta que sufrió daño moral de parte de la candidata a diputada son las acusaciones que ella hizo sobre él por usar vehículos oficiales para su beneficio, tomar dinero del Rastro, contratar una planta eléctrica que no se necesitaba y recibir dinero en mano de la Cooperativa de Tortas y Refresco. Todos estas acusaciones son falsas, especifica Escamilla y dice que las cuatro auditorías que le hicieron lo respaldan.

Ahora solicita que Milagros le pida perdón públicamente y espera también un resarcimiento económico equivalente a 18 meses de salario como director del Rastro (por el que cobraba 48 mil pesos), además de aguinaldos y vacaciones no gozados.

“Todo fue político. Cuando le señalé al ex alcalde Mauricio Vila la creación de las empresas fantasmas, ahí empezó el ataque que me hizo Milagros y la candidatura que tiene ahora es un pago de favores. Esto siempre es un tema político”, concluyó.- CGO.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.