En la recta final de la actual legislatura, quieren ‘premiar’ a Martín Chuc Pereira

Publicado julio 17, 2021, 5:46 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

Al igual que las autopensiones ilegales que se autorizaron durante el último año del gobierno de Rolando Zapata Bello, en el Congreso del Estado se prepara un movimiento similar en la figura de su secretario general, Martín Chuc Pereira con una iniciativa que le permitiría, antes de que acabe el actual período legislativo, ocupar un lugar en el Consejo de la Judicatura del Estado de Yucatán.

El Consejo de la Judicatura es un órgano del Poder Judicial, que entre otras funciones tiene la función de acordar la imposición de sanciones de los servidores públicos sometidos a un procedimiento de responsabilidad administrativa, cuando así proceda y de conformidad con la Ley de Responsabilidades.

Durante la gestión de Chuc Pereira como secretario general del Congreso se realizaron reformas que ocasionaron diversos endeudamientos al Estado; entre ellos la aprobación del contrato de PPS para la construcción y pago del mantenimiento del Gran Museo del Mundo Maya de Mérida y las reformas al Isstey que derivaron en su inminente quiebra.

Hay que recordar que el gobierno de Ivonne Ortega Pacheco dejó al Instituto de Seguridad Social de los Trabajadores del Estado de Yucatán (Isstey) con un boquete de $2,125 millones.

En un análisis sobre la situación financiera del Estado que dieron a conocer a fines de 2014, el Centro para la Competitividad de Yucatán y la Coparmex Mérida indicaron que todos los pasivos del gobierno —deuda bancaria, pagos a proveedores, Proyectos de Prestación de Servicios (PPS), compromisos con el Isstey, etcétera— son una bola de nieve cada vez mayor que asfixia las finanzas públicas.

El PPS que dio pie a la construcción del Gran Museo del Mundo Maya es un ejemplo de la pesada carga para el erario. En 2010, cuando Ivonne Ortega pidió al Congreso autorización para firmar el contrato de la construcción, dejando como garantía las participaciones federales, informó que la obra costaría $411 millones y el pago anual sería de $33 millones.

La cantidad resultó once veces mayor de lo que se informó en ese momento. Desde 2013 los yucatecos pagan por ese museo —considerado un elefante blanco por su escasa, casi nula utilidad— unos $260 millones anuales y lo seguirán haciendo durante 21 años.

Martín Chuc Pereira, a quien algunos llaman “el diputado 26”, por la injerencia que tiene en todos los asuntos, es secretario general del Congreso del Estado desde 2007 cuando fue designado por la entonces Gran Comisión, que en esa época no requería de la aprobación del pleno.