En 2030, el hígado graso sería la principal causa de cáncer hepático

Publicado marzo 17, 2021, 4:17 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 4 mins

Para la próxima década, el hígado graso se convertirá en la principal causa de cirrosis, al desbancar el grave problema de alcoholismo que prevalece en México, coincidieron especialistas, quienes advirtieron que la problemática es consecuencia del acelerado aumento de la obesidad, el sedentarismo y la ingesta de chatarra.

Al mismo tiempo, para 2030 se prevé un aumento del 30 por ciento en la tasa de incidencia de cáncer de hígado así como también un incremento del 122 porcentual de la aparición de esta mortal enfermedad teniendo como comorbilidades la obesidad y la diabetes mellitus.

Durante la conferencia de prensa a distancia “Dale un gancho al cáncer de hígado”, se destacó que se está en trámites con la Secretaría de Salud federal para establecer un Día Nacional contra esta patología.

En el evento, la gastroenteróloga Alma Kuljacha Gastelum indicó que esta enfermedad afecta más a hombres que a mujeres, y la edad promedio de aparición es de 64 años.

Diversos son los factores de riesgo de este mal, y en el 80 por ciento de los casos está la cirrosis hepática.

Recordó que hasta hace unos años, la hepatitis C era el principal factor que provoca la aparición del cáncer de hígado, pero ahora ocupa el segundo lugar, pues fue desbancado por el alcoholismo.

“La cirrosis es el endurecimiento del hígado, éste se inflama de manera crónica, antes era por el virus de la hepatitis C, enfermedad infecciosa que se transmite por la sangre, pero ahora es por el consumo excesivo de alcohol”, acotó.

Asimismo, la tercera causa es el hígado graso, provocado por el síndrome metabólico causado por la obesidad, la hipertensión, la intolerancia a la glucosa, la dislipemia, aunado con la ingesta de chatarra.

De igual forma, la cuarta causa de muerte es la hepatitis B, transmitida por la sangre e infecciones se transmisión sexual, y en quinto lugar está el aspecto genético de la persona.

Mencionó que de continuar con el crecimiento de hígado graso, en la próxima década sería la principal causa de cáncer hepático, por lo que el alcoholismo pasaría a segundo término.

Por su parte, el hematólogo Manuel Odín de la Mora Estrada, destacó la importancia de la prevención y atención oportuna del cáncer de hígado, para la disminuir el índice de mortalidad.

Reconoció que en México prevalece la parodia del alcohol, en la cual “si bebes mucho es que eres valiente y poderoso, pero con el paso del tiempo, las personas con cirrosis son discriminados”.

Recomendó ingerir bebidas embriagantes sin exceso, para evitar problemas de cirrosis, que al final llevaría a cáncer de hígado, problema que “no tiene una visibilidad como ocurre con otras patologías”.

En el caso del hígado graso, una persona con peso normal tiene un 27 por ciento de probabilidad de padecerla, mientras que uno con obesidad, la posibilidad es del 67 porcentual.

La fundadora de la asociación Oncoayuda, Elizabeth Lavín, aseveró que “del cáncer a nadie discrimina, y no hay productos mágicos para su control”.