Empresarios yucatecos se aferran a combustibles fósiles porque desconfían de biocombustibles

Publicado octubre 14, 2018, 11:14 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 4 mins

Dada la importancia de los biocombustibles, en Yucatán se requiere fomentar su empleo dentro del sector empresarial local, ya que en 2030 se tiene previsto que uno de cada cinco fuentes energéticas sea de tipo renovable, es decir, fuentes limpias, informó el responsable técnico de la Red Temática de Bioenergía (RTB), Julio Sacramento Rivero.

Resaltó la importancia de promover el uso de bioenergía sostenible en el país a través de la interacción de los diferentes actores en ciencia, tecnología e innovación en los diversos sectores de la sociedad, entre ellos, los empresarios e inversionistas.

Destacó que la RTB ha jugado un papel muy importante en los últimos años para coordinar esfuerzos en la comunidad académica, vincular instituciones de investigación y desarrollo tecnológico con la industria.

Mencionó que de esta manera, se hace más eficiente el uso de recursos en las instituciones que conforman esta red, y proveer un espacio de información, actualización, capacitación e interacción sinérgica.

Sin embargo, en el Estado es notable la desconfianza que prevalece, y muchos prefieren continuar con el uso de combustibles fósiles.

Recordó que en 2015, la Secretaría de Energía (Sener) implementó la Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles Más Limpios.

En dicha propuesta se estipuló que para 2030 casi 40 por ciento de la energía del país provenga de fuentes limpias, y para 2050 esta cifra alcance 50 por ciento, vertiente en la que está Yucatán.

Abundó que con el objetivo de promover el uso de bioenergía sostenible en México mediante la interacción de todos los actores en ciencia, tecnología e innovación, en 2014 se creó la RTB, cuyo Plan 2018 es liderado por la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY).

Indicó que la red nació con 45 miembros y sus actividades forman una masa crítica importante, de manera que a finales de 2017 ya habían poco más de 640 socios.

La división de los socios es más o menos 60 por ciento hombres y 40 por ciento mujeres, acotó el académico de la Facultad de Química de la UADY.

Sacramento Rivero agregó que la RTB surge de una “madre”, la Red Mexicana de Bioenergía, asociación civil conformada desde hace 12 años por profesionistas y académicos.

En 2017, se aprobó la creación de cinco clústeres que conforman el Centro Mexicano de Innovación en Bioenergía (Cemie-Bio), liderado por los grupos de trabajo que forman parte de ambas redes.

“De manera que estas tres entidades son las tres principales en bioenergía en México, agrupan la totalidad de proyectos grandes en bioenergía y son prácticamente un mismo grupo de personas”, resaltó.

Abundó que la RTB cuenta con cinco ejes de acción y en cada uno se desarrollan proyectos multidisciplinarios.

Como parte de las actividades de este año, se realizaron mesas redondas en las que se busca clasificar la membresía de la Red Mexicana de Bioenergía por áreas de interés.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.