El umanense Manuel Rodríguez cuenta su experiencia en el Juego de Futuras Estrellas

Publicado julio 12, 2021, 8:29 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

Manuel Rodríguez hizo historia al convertirse en el primer yucateco en participar en el Juego de Futuras Estrellas. El umanense lanzó el sexto episodio y registró un pitcheo de hasta 100 millas por hora.

“La verdad, es la primera vez que registro ese millaje en el medidor. Al momento de ver mi actuación, no lo podía creer porque al estar haciendo mi trabajo, yo no sentí estar tan veloz en mis lanzamientos”, se sinceró, en declaraciones difundidas por el sitio septimaentrada.com.

El lanzador agradeció a los Leones de Yucatán por todo el apoyo y la difusión que le dieron en redes sociales al momento del evento.

“Siempre voy a estar completamente agradecido con los Leones de Yucatán. Ellos fueron los que me abrieron paso para yo estar el día de hoy aquí, luchando por mi sueño de poder llegar a Grandes Ligas”.

El “Bolón” fue ascendido por primera vez en su carrera a Triple-A después de lanzar 12 juegos sin admitir una sola carrera en las Ligas Menores. En tres juegos más, Manny ha estado intacto con la sucursal de los Cachorros de Chicago. Por ello, en un principio creyó que su llamado al Juego de Futuras Estrellas era su ansiado arribo a las Mayores.

“Había lanzado ese día, y al término del juego mi manager me llamó a su oficina. En ese momento lo único que pensé es que me habían subido para Grandes Ligas porque me había estado yendo muy bien en la temporada”, señaló. “Entré muy nervioso a la oficina e inmediatamente le pregunté si era acerca de eso. Me contestó que fuera muy paciente, que esa oportunidad iba a llegar, pero que por lo pronto había sido convocado al Juego de Estrellas del Futuro con el equipo de la Liga Nacional”, explicó.

Su convocatoria le permitió conocer a la ex figura mexicana Vinicio Castilla, quien dirigió al equipo de la Nacional. “Al principio estaba un poco nervioso porque no conocía en persona a Vinny y él es toda una leyenda, pero desde el momento en el que me saludó llegando al estadio lo único que pensé fue ‘¡Wow! Qué caballero’. Me sentí muy bien con él siendo mi manager. Me dio muchos consejos y, sobre todo, me dio la oportunidad de tirar una entrada completa”.