El tatuaje en Yucatán: mitos, riesgos y arrepentimientos

Publicado octubre 13, 2018, 11:17 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 8 mins

Tres de cada 10 personas en México se tatúan, según información de la Fundación Mexicana de la Dermatología (FMD). De acuerdo con cifras del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), aproximadamente 12 millones de mexicanos tienen un tatuaje y la mayoría no sobrepasa los 20 años.

Sin embargo, muchas personas desconocen los riesgos a los que se exponen cuando se realizan un tatuaje. Las principales complicaciones en la piel son reacciones alérgicas a la tinta -especialmente a los colores rojo, verde, amarillo y azul-, que pueden causar sarpullido y picazón o enfermedades de transmisión sanguínea por utilizar un equipo contaminado con sangre infectada.

Otro punto que se debe tener en cuenta al realizarse un tatuaje es estar seguros del procedimiento al que nos someteremos, pues aproximadamente el 25% de las personas con un tatuaje se arrepienten de haberlo hecho y busca opciones para removerlo.

El doctor Javier Ruiz Ávila, especialista en dermatología, cirugía dermatológica y dermato-oncología e integrante del FMD, detalló que un tatuaje es una marca o diseño permanente que se realiza en la piel al insertar pigmentos con pinchazos en la parte superior de ésta.

“Las agujas perforan la capa superior de la piel (epidermis), y llegan hasta la siguiente capa (dermis), donde se deposita la tinta. Las máquinas introducen una aguja en la piel a una frecuencia de 50 a 300 veces por minuto”, detalló.

Cada vez que la aguja penetra causa una herida que alerta al cuerpo e inicia un proceso inflamatorio. “Es como si hiciera un llamado a las células del sistema inmunológico para ir al sitio de la herida y reparar la piel”, añadió el doctor Ruiz Ávila.

El proceso provoca dolor –de leve a significativo–, heridas pequeñas al perforar la piel y una cantidad moderada de sangrado, por lo tanto, puede existir un posible grado de tener infecciones o alguna otra complicación, ya sea al hacer un diseño o realizarse un “maquillaje definitivo”, como tatuarse las cejas o los labios.

“Las tintas utilizadas en los tatuajes son la principal causa de reacciones y complicaciones en la piel, debido a la hipersensibilidad a un cuerpo extraño, o a la sensibilización a los materiales de éstos productos”, resaltó el especialista.

Cuidados de un tatuador yucateco

P_Sanguijuela es un reconocido tatuador yucateco que, desde hace cuatro años, estampa sus ilustraciones a miles de yucatecos y personas de otros lugares y se destaca por su arte y profesionalismo, por eso que lo buscan.

Yucatán Ahora platicó con él sobre los cuidados que deben tomarse en cuenta para tatuarse. Para el artista, el lugar de trabajo –donde se realiza el tatuaje- debe ser clave en cuidado e higiene para trabajar.

“Siempre cuido que todo sea muy impecable y limpio, acondicionado, ordenado, con aire acondicionado y todas las medidas de seguridad. Se debe contar con depósitos especiales para las agujas profesionales, la tinta debe ser profesional, vegetal y estéril y los equipos desinfectantes deben ser quirúrgicos”, detalló.

P_Sanguijuela explicó que el tatuaje es como una herida que se hace en la piel y por eso se debe tratar con mucha higiene y es normal que salga una costra. “Debe mantenerse hidratada para que sane de la mejor manera posible y no se llegue a encarnar, es el cuidado principal, además de la higiene”, remarcó.

Se necesitan también otros cuidados como evitar el sol, piscina, mar o cualquier medio contaminante por ser el tatuaje una herida abierta como un raspón o una quemadura.
50 y 50.

Para P_Sanguijuela, cuando se hace un tatuaje, el 50% de responsabilidad es del tatuador y el otro 50% es del tatuado. Como tatuador debe poner la higiene, los materiales profesionales y los equipos desinfectantes. Cuando termina su trabajo, la persona tatuada debe tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

Higiene dos veces por día (mañana y noche) con un jabón neutro durante los primeros días.

Higiene normal en la zona cuando te bañas y evitar baños de mar y piscina.

Hidratación a partir del segundo día para desinflamar la zona y evitar la comezón. Se deben usar cremas profesionales con vitamina A y E, que se venden en las mismas tiendas de tatuajes o se puede optar por Nivea Azul o Palmers, de venta en supermercados. La hidratación debe continuar hasta que caiga la costra (no se debe arrancar).

Cuando cae la costra y la piel vuelve a la normalidad, para que el tatuaje dure más años y mantenga su color, P_Sanguijuela recomienda cuidarse del sol (“es el peor enemigo del tatuaje porque se come los pigmentos y hace que pierda intensidad”, señaló) con bloqueadores fuertes y cubriendo la zona tatuada.

Si se presenta una reacción alérgica a las tintas o una infección, recomienda consultar inmediatamente a un dermatólogo.

Ellas, las arrepentidas

Quienes más acuden a consulta para remoción de tatuaje son 70 por ciento mujeres y 30 por ciento hombres. Entre las principales razones que mencionan los pacientes son que ya no les gusta el diseño, no quedó como querían, por razones profesionales o por alguna reacción a la tinta, según información de la FMD.

Al momento de determinar el tratamiento más adecuado para retirar el tatuaje, hay que evaluar a cada paciente (zona del cuerpo, extensión, si es un tatuaje de tinta negra o a color) y existen diversos procedimientos:

Láser: permite trabajar sobre lesiones superficiales y profundas de la piel, es efectivo y amigable pues genera menos dolor.

Electrofulguración: es un procedimiento médico que emplea el uso de electricidad con el objetivo de deshacer el tejido. Se combina en caso necesario con la aplicación de un fármaco para poder retirar el tatuaje. El resultado final será parecido al de una quemadura.

Cirugía: el cirujano retira la piel que tiene la tinta con la ayuda de un escalpelo y los bordes son suturados para cerrar la herida. Este proceso ayuda al cirujano a tener más control sobre las áreas coloreadas.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.