El sindicato de salud, ante la oportunidad de sacudirse del sindicalismo “charro”

Publicado febrero 27, 2020, 1:48 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 4 mins

Radar Político/Columna

MÉRIDA, 26 de febrero de 2020.- El sindicato de salud, el segundo más grande de Yucatán solo detrás del de maestros, tiene este año la oportunidad de sumarse a la transformación que están viviendo muchas instituciones en el país y en el estado.

Sin embargo, viejas inercias, viejas prácticas y hasta viejos candidatos podrían afectar la oportunidad histórica para iniciar un nuevo camino, alejado de vicios y mañas de un sindicalismo charro que ya no es acorde a estas alturas del Siglo XXI.

Para la contienda que se realizará en los próximos meses se perfilan tres candidatos fuertes: La enfermera Lucía Beltrán, perteneciente a la jurisdicción número uno; el oficialista Miguel Angel Moreno Camelo, el eterno aspirante Alvar Rubio Rodríguez, y un nuevo rostro en la política sindical de la SSY, Vicente López Cardeña.

De Lucía Beltrán se puede decir que es una beneficiaria del sindicalismo “charro”, conocedora de todas sus mañas, recovecos y tras bambalinas.

Vinculada a Sergio Vadillo Lora, ex jefe del Despacho del Gobernador en tiempos de Rolando Zapata Bello, ha sido señalada en elecciones anteriores por hacer proselitismo en horas laborales, regalando pasteles.

Siempre ha estado a la sombra del poder y se presta a moverse como ficha de ajedrez, según lo dispongan sus padrinos políticos.

Sus aspiraciones, como lo han sido en el pasado, no son reales, sino que se reducen a ser factor de división del voto, a fin de que se mantengan el poder los candidatos oficialistas.

Por su parte, Moreno Camelo está ligado al actual líder sindical, Eulogio Piña Briceño, de quien se dice representa lo peor del sindicalismo charro.

Ha sido señalado de venta de plazas y otras irregularidades.

A Moreno Camelo, quien es uno de los “dorados” del doctor Piña, se la ido “candidateando” desde hace un tiempo, y gente cercana al sindicato maneja la idea de que está “cinchado” que él sucederá a Eulogio Piña.

Piña Briceño llegó a la dirigencia sindical al amparo del grupo rolandista, pero ahora se ha quedado sin padrinos políticos.

Otro candidato que representa también la parte más oscura del sindicalismo es Alvar Rubio, ligado a la “ola roja” ivonnista y a grupos rolandistas.

Durante su gestión como secretario general, en el gobierno de Ivonne Ortega, se vivieron los peores episodios del sindicato de salud.

Pese a que es ampliamente repudiado, no deja de soñar con su retorno a la dirigencia sindical. En la elección anterior trató de habilitar a su entenado, pero no pudo hacer mucho y no pasó nada.

En cuanto al psicólogo Vicente López Cardeña, podría decirse que es el candidato de la base, pues no está vinculado a grupos políticos.

Desde que ingresó a la SSY lo hizo como promotor de salud, función que hasta ahora sigue desempeñando a 10 años de haber entrado.

Su candidatura podría infundir frescura a un proceso que es cada vez más desgastado y al cual los viejos grupos de poder tratan de vender como que todo está “arreglado”.

Por primera vez en varios años el sindicato de salud se encuentra ante la oportunidad de tener cabal salud o seguir en agonía sangrado por el sindicalismo “charro”.