El paso del general Cienfuegos por Yucatán: era asiduo visitante de Espita

Publicado octubre 16, 2020, 7:39 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 2 mins

ESPITA.- Hace ocho años, cuando el general Salvador Cienfuegos estaba en el apogeo de su poder, era asiduo visitante de Espita, donde su sola presencia era capaz de dar prestigio a todo aquel que lograra cruzar palabra con el jefe militar, en ese entonces Secretario de la Defensa Nacional.

Hoy, como aquel que negó tres veces antes del canto del gallo, nadie quiere que se le relacione con él, y hasta agachan la cabeza viendo las noticias del general detenido en Estados Unidos.

Fue durante la administración 2012-2015, que encabezó erl ex alcalde Carlos Erosa Correa que Salvador Cienfuegos, quien ahora enfrenta acusaciones en una corte de Estados Unidos por haber participado en el tráfico, distribución y comercialización de droga, visitaba Espita por invitación del munícipe y se daba una vida de rey con cargo al dinero de los espiteños.

Erosa Correa era el encargado de recibir, consentir y darle todas las facilidades al ex titular de Sedena para que pueda acceder a haciendas como Kancabá. Le daba alojamiento y a través de la comuna se encargaban de que no pase necesidades.

Carlos Erosa incluso tenía eventos públicos y lo utilizaba para amedrentar a los ciudadanos mostrando su poder y su influencia. Con esto el ex alcalde logró que la gente tenga cierto temor, incluso para solicitar algún apoyo.

Uno de los eventos públicos donde participó Salvador Cienfuegos acompañando al alcalde fue en el compromiso que hicieron de pavimentar el tramo carretero que comunica a las comisarías de X-Hualtez y Tuzik, donde le mintieron a la gente a la que le hicieron mover su alambrado para ampliar la vía, pero nunca se realizó y solo gastaron recursos para volver a poner el alambrado.

Banquetes pagados por el ayuntamiento, privilegios y favores pagados con dinero de la gente del campo era lo que Salvador Cienfuegos recibía a su llegada a la villa de Espita.

Mientras esto ocurría la gente seguía en las mismas carencias, necesidades y soportando un gobierno autoritario sin oportunidades de crecimiento y desarrollo.