El Issste, en terapia intensiva

El usuario no tiene derecho a enfermarse, porque le va peor, advierte dirigente nacional de la Asociación Nacional de Derechohabientes (Andeissste).

978

Para empezar a solucionar las numerosas anomalías que imperan en el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste), en éste año se requiere inyectar un nuevo recurso superior a los 230 mil millones de pesos, afirmó el secretario de la coordinación de la Asociación Nacional de Derechohabientes de ésta dependencia federal (Andeissste), Álvaro García Zamora.

Recordó que a finales del año pasado se anunció que el presupuesto para 2019 sería de 236 mil millones de pesos, pero “esta cifra apenas alcanzará para cubrir las necesidades básicas correspondientes al primer semestre”.

Es decir, se requiere duplicar el monto para apenas solucionar los problemas correspondientes a este año, y de esta manera, evitar que la situación se torne más compleja de lo que está.

“Son numerosas las irregularidades que prevalecen y se requiere de una millonaria cantidad, cuyo monto se determinará en breve ya que se realiza u estudio para conocer la actual situación de la institución”, acotó.

Entre las anomalías, destacó que “los temas más sensibles” son el pésimo servicio médico, las deficiencias de la atención, le negligencia contante por parte del personal de enfermería y médico, la falta de especialistas, la carencia de recursos técnicos para brindar una consulta de calidad.

Asimismo, muchos de los hospitales tienen una antigüedad de 40 años, por lo que la mayoría del equipo con que cuenta está obsoleto.

En torno al equipo moderno, “éste no funciona, pues cuando se entregaron estaban muy bien pintaditos, pues fueron comprados en el extranjero, pagando millones de dólares por el material de desecho de otros países, el cual sólo duró unos meses y se volvió inservible”.

Incluso, “el derechohabiente no tiene derecho a enfermarse, principalmente entre noviembre y diciembre, ya que las citas las empiezan a dar hasta enero o febrero, para que puedan consultar entre junio y julio”.

De igual forma, hay problemas de las prestaciones económicas, es excesivo el cobro de los intereses por el crédito otorgado, “el monto de las pensiones es paupérrimo, ya que es inferior al límite requerido para lograr una vida digna en cada persona”.

Los trabajadores ya no acuden a comprar a las tiendas del Issste, ya que los productos son más caros en comparación con las cadenas nacionales de autoservicio, incluso, la mayoría están semicerradas.

También hay problemas en las estancias de bienestar infantil, ya que tanto el Issste como los padres de familia tienen que pagar que puedan brindar una menor atención a los menores de edad.

Por todo ello, aseveró que “el Issste está en terapia intensiva, requiere de una cirugía mayor, pero carece de recursos para financiar la urgente operación”, subrayó durante la conferencia de prensa que sustentó.

García Zamora enfatizó que “la institución es víctima de la corrupción, y la mayoría del recurso lo ha robado el propio personal de administración, pues quién más puede llevarse el dinero”.

Comentarios

Comentarios