El Fonden abandonó a los más pobres de Yucatán; la voluntad ciudadana no

Publicado julio 14, 2020, 9:28 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 2 mins

MOTUL.- A pesar de los tiempos difíciles, pobladores de Motul se unieron para construirle una nueva casa a Don Quique, un hombre de la tercera edad que se quedó sin hogar luego de las fuertes lluvias que se registraron en el mes de junio.

Don Quique no tiene familia, vive solo y se dedica a trabajar deshierbando y haciendo trabajos de limpieza.

Su casita de palos y láminas se derrumbó luego de las fuertes lluvias ocasionadas por la tormenta tropical Cristóbal, semanas atrás, y se quedó sin un hogar donde dormir.

Al ver su situación, el pasado 11 de junio, Mariana Tun, amiga del damnificado, puso en marcha un reto comunitario en el municipio para que los pobladores se unan y le construyan una nueva casa.

No se aceptaron aportaciones en efectivo, transferencia ni cheques. Toda la ayuda fue en especie y en un fin de semana se logró reunir todo el material para la construcción.

Al reto se unieron albañiles que aportaron su mano de obra. Luego de 23 días de intenso trabajo, el 5 de julio se logró finalizar el nuevo hogar para Don Quique.

Ahora, con una marcada sonrisa y en su nuevo “palacio” como Don Quique le llama, ya duerme bajo un techo digno, gracias al apoyo de lo pobladores que se unieron para apoyarlo.

Como se sabe, la tormenta tropical Cristóbal afectó muchas viviendas como la de Don Quique, sin embargo los actuales criterios del Fondo Nacional para la Atención de Desastres Naturales (Fonden) impidieron que pueda apoyarse a yucatecos damnificados, como ocurrió en 2002 con el huracán Isidore.

Hace 18 años, el Fonden apoyó en la reconstrucción de miles de viviendas para los damnificados. Se pensó que en esta ocasión podría ocurrir algo similar, pero con los nuevos criterios del Fondo de desastres, que por cierto son limitados tras los recortes federales, se abandonó a su suerte a mucha gente que tendrá que arreglárselas solas para reconstruir sus viviendas.

No todos contarán con la solidaridad ciudadana como la que encontró Don Quique entre sus vecinos.