El empleo será la prioridad una vez que pase la crisis sanitaria: Ramírez Marín

Publicado mayo 13, 2020, 5:07 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

MÉRIDA, 13 de mayo de 2020.- Una vez que concluya la contingencia sanitaria la prioridad será la reactivación del empleo, para que la crisis económica no sea peor que la crisis sanitaria, advirtió el senador Jorge Carlos Ramírez Marín.

Es importante que en cada estado haya un plan que considere dos etapas: primero tratar de conservar los empleos que todavía hay y que se vayan creando empleos temporales, señaló el representante de Yucatán en la Cámara Alta.

“El objetivo es que toda la gente pueda tener un pequeño ingreso que llevar a su casa”, agregó. “De lo contrario van a empezar a desesperarse y esto detonará los problemas sociales”.

Ramírez Marín planteó que ante la negativa del gobierno federal de enviar recursos extraordinarios a los estados, los gobiernos estatales tienen que ser muy creativos y la vía más rápida para allegarse de recursos es el crédito.

El senador yucateco informó que la contingencia por el Covid-19 propició que en abril se perdieran 555 mil empleos en todo el país, y se calcula que conservadoramente la pandemia hará que el Producto Interno Bruto (PIB) de México caiga un seis por ciento.

A su vez esto derivará en el cierre de empresas y que haya menos dinero en las calles y para la gente, que además perderá su empleo y no tendrá para llevar dinero a su casa, y no podrá proveer de bienes y servicios a su familia.

“Por eso es importante que los estados preparen ya planes para reactivar el empleo y mantener los que no se perdieron”, subrayó.

El legislador recordó que se necesita echar a andar actividades que generen mucha mano de obra, y recordó en 1995, durante la crisis tras el “error de diciembre”, el entonces gobernador Víctor Cervera Pacheco implementó un programa de albarradas con el que puso a trabajar a mucha gente.

“También hubo un programa de limpieza de carreteras y eso permitía que la gente cobrara un jornal”, agregó. “Hoy necesitamos estrategias así, porque ahora, a diferencia de 1995 cuando la delincuencia aún no se descontrolaba, hoy estamos ante escenarios en los que el crimen es una amenaza”.