El deporte, un medio para educar y organizar al pueblo

Publicado enero 30, 2020, 10:29 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 9 mins

Por: Aleida Ramírez Huerta
Dirigente estatal antorchista

El deporte debe ser considerado pilar fundamental del desarrollo de un pueblo que se precie de ser sano y progresista en todos sus aspectos; parte esencial e integrante del proceso educativo de la niñez y de la juventud, que incida tanto o más que la propia enseñanza académica, para inculcar ideas, actitudes y valores que los transformen en hombres y mujeres útiles a sí mismos, a su país y a sus semejantes.

Con esta visión, el trabajo deportivo es parte integrante en el hacer cotidiano de Antorcha. Además de la actividad cultural, eventos políticos y trabajo organizativo, se han creado y promovido distintos foros en donde se da cabida a la destreza, dinamismo, inteligencia y alegría de quienes practican alguna disciplina deportiva. Del 1 al 9 de febrero se llevará a cabo la XX edición de la Espartaqueda Deportiva Nacional que realiza cada dos años el Movimiento Antorchista en Tecomatlán, Puebla, donde se congregarán más de 21 mil deportistas. Una gota de agua, que durante 45 años perfora roca, abona y transforma la mentalidad y organización de quienes participan de ella.

Pero desafortunadamente en México el deporte que promueve el Estado a través del Gobierno Federal no avanza, pues, a pesar de contar con más de 126 millones de habitantes, existe poco impulso a esta actividad; nuestro país está lejos de consolidarse como una potencia deportiva en los juegos olímpicos y mundiales que se realizan cada cuatro años. La mejor participación de la delegación mexicana en juegos olímpicos fue en 1968, en casa, cuando se lograron 9 medallas; en lo sucesivo, la participación de la delegación mexicana ha venido a menos, aunque hoy se dice… “vamos requetebién”.

La verdad es que el deporte nunca ha sido prioridad para los gobiernos mexicanos. Por ejemplo, al inicio del sexenio de Enrique Peña Nieto, en 2013, se le destinaron siete mil 179 millones de pesos; en 2016 este presupuesto se redujo a menos de la mitad y fue apenas de dos mil 800 millones; en 2018, ya para concluir su gobierno, el recurso aprobado para este rubro apenas alcanzó los 2 mil 108 millones de pesos. La nueva administración federal que encabeza la 4T, tampoco ha corregido el rumbo, lejos de ello, en 2019, el presupuesto que destinó a la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte fue de mil 718 millones de pesos, 25 por ciento menor al ejercido en 2018. En julio del año pasado, la titular de la Conade, Ana Gabriela Guevara, informó que se le habían terminado los recursos y que ni siquiera tenía para pagar viajes a competencias de los atletas, hubo que remendar y para terminar el año, se autorizaron 500 millones de pesos adicionales a esa institución. 

En el Presupuesto de Egresos del presente año, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público destinó al deporte, dos mil 747 millones: 647 millones para el programa de “Atención al Deporte” y dos mil 99 millones para el “Programa de Cultura Física y Deporte”. Hay que hacer notar que este año se celebrarán los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, además de que los atletas deberán viajar a distintos eventos clasificatorios, certámenes internacionales para sumar puntos al ranking o la marca para poder participar en la magna justa, evento al que se pretende que asistan alrededor de 110 atletas. Habrá que preguntarnos, ¿es así, en estas condiciones, que el deporte mexicano enfrentará con éxito la próxima Olimpiada? Si se busca obtener resultados distintos, conviene cambiar radicalmente la política que hasta hoy prevalece en el terreno deportivo.

Se hacen necesarias de manera urgente, atención e inversión en el impulso al mejoramiento de las disciplinas deportivas y crear la infraestructura apropiada en todos los municipios y comunidades donde el deporte pueda masificarse y perfeccionarse como se requiere incluso para salud de todos los mexicanos. Por eso los antorchistas fomentamos el deporte entre las masas populares, porque el pueblo es semillero de verdaderos valores a los que hay que rescatar y promover, dejando de lado el hecho de que el deporte sea elitista y costoso en nuestra sociedad. Nada nuevo, ni que no se haya dicho, pero en un mundo donde reina el egoísmo, el individualismo, la búsqueda desesperada del éxito personal, vale la pena saber que hay quienes luchan y se esmeran por algo distinto.

“El deporte –como de manera certera explica el Ing. Aquiles Córdova Morán– además de fortalecer el músculo, educa la voluntad, hace al hombre sereno, disciplinado, tenaz y perseverante; educa su cerebro enseñándolo a ordenar su idea, a abarcar con una sola y veloz mirada los elementos de una situación compleja y tomar decisiones rápidas y certeras en el momento preciso; finalmente, al luchar en equipo por la victoria, el deportista aprende que el hombre organizado es capaz de hacer diez veces más cosas, y diez veces mejor, que el individuo aislado, le inculca, pues, el aprecio por la solidaridad y la cooperación humanas”.

Y así como el deporte hace más fuertes, valientes e inteligentes a los individuos, a los pueblos, también los educa y los organiza para enfrentar con éxito los problemas por grandes que le parezcan; por eso desde nuestras modestas trincheras trabajamos en pro de que el deporte llegue hasta los últimos rincones del país, que la gente se entrene, se eduque y se prepare física y mentalmente para luchar por la construcción de un país próspero y de bienestar, solidario con todos sus ciudadanos; para eso el deporte es un elemento de primer orden en la tarea de despertar al pueblo y hacerle consciencia de que su situación es mala pero que puede y debe vivir mejor.

La Espartaqueda Antorchista, es una justa deportiva modesta en la que participan miles de deportista nacidos en el seno del pueblo trabajador y por tanto, pretende –al igual que Espartaco en su tiempo– contribuir en la formación de un hombre nuevo, solidario, acometedor, capaz de luchar junto a sus iguales en la construcción de un futuro más justo y bondadoso con las masas trabajadoras que crean toda la riqueza de esta patria, porque ese futuro, no lo van a construir quienes hoy se benefician de la situación en la que vive el país, quienes viven de este modelo económico y se enriquecen día con día, mientras el pueblo cada vez empobrece más; la transformación verdadera está en manos del pueblo organizado y educado.