El alcalde de Progreso, en contumaz desacato a laudos laborales

Publicado diciembre 16, 2020, 9:35 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 4 mins

PROGRESO.- Desde hace seis días el alcalde de este puerto, Julián Zacarías Curi, se encuentra en contumaz desacato a la orden de un tribunal para que dé cumplimiento a las sentencias de otorgar seguridad social a los trabajadores del ayuntamiento.

Zacarías Curi no solo no ha hecho nada por cumplir, sino que incluso trata de minimizar el problema, burlándose de los trabajadores sindicalizados, denuncian representantes de los empleados.

Ante esta negativa, asesores jurídicos de la parte agraviada van a solicitar al Tribunal de los Trabajadores al Servicio del Estado y de los Municipios que le imponga una multa de mil 900 veces el salario mínimo general por el contumaz desacato.

De aplicarse esta multa, Zacarías Curi tendría que pagar 234 mil 118 pesos de su bolsa, no de las arcas del ayuntamiento, explican los representantes jurídicos.

Esto es porque el incumplimiento no es por causas atribuibles al ayuntamiento, sino a su representante, que en este caso es el alcalde Julián Zacarías.

También se va a solicitar al Tribunal que dé vista a la Fiscalía General del Estado (FGE) de este incumplimiento.

Igual se pedirá al Congreso que determine si, ante este contumaz desacato, procede la destitución de Zacarías y el cabildo en pleno.

“Julián ha mostrado total falta de apertura y de diálogo con la representación sindical”, lamentó el asesor jurídico Lincoln Palma Rodríguez.

“No ha hecho más que ignorar como si no estuviera pasando nada”, deploró. “Dice que el problema no es para tanto y que no representa ninguna desestabilización para su ayuntamiento, pues solo son 51 trabajadores que carecen de seguridad social para ellos y su familia”.

En realidad, explicó, el abogado Palma Rodríguez, son dos sentencias, una que ampara a 51 trabajadores y otra que se resolvió desde el 14 de marzo de 2019, pero tampoco se le ha dado cumplimiento, y representa a 47 trabajadores.

En esta segunda sentencia, el alcalde de Progreso y la síndica Elda Margarita Hevia Li, pues ella fue notificada, están en contumaz desacato desde hace 21 meses.

A fin de presionar a Zacarías Curi a dar cumplimiento a las sentencias, los trabajadores están programando un plantón pacífico y tomar las instalaciones del ayuntamiento del puerto y no salirse sino hasta que se cumplan las sentencias.

El motivo de la presión es porque Julián Zacarías pretende solicitar licencia el 4 de enero, a fin de buscar la reelección como presidente municipal.

De esta manera, el alcalde de Progreso trataría de lavarse las manos en el cumplimiento de estas sentencias, por las cuales el ayuntamiento tendría que pagar más de 100 millones de pesos al confirmarse el laudo donde se le condena a inscribir retroactivamente a sus empleados ante el Isstey.

El fallo incluye también el pago de cuotas, recargos y actualizaciones.