El 20 de marzo acaba el invierno

El astrónomo yucateco Eddie Ariel Salazar Gamboa recuerda que, contra lo que se cree y difunde incluso en las escuelas, en Yucatán el cambio de estación no coincide con el equinoccio.

554

En pleno tercer milenio, en Yucatán aún predominan arraigados prejuicios relacionados con el equinoccio de primavera, problema que se da en todos los niveles de la sociedad, aseveró el astrónomo yucateco Eddie Ariel Salazar Gamboa.

“Son muchas las personas que no saben diferenciar el equinoccio con el cambio de estación, al mismo tiempo que aún predomina el concepto erróneo de que la primavera inicia el 21 de marzo”, acotó.

Reconoció que estos conceptos erróneos relacionados a este fenómeno astronómico se divulgan, debido a la poca preparación que tienen los profesores así como por la falta de material adecuado además que no todos leen libros científicos o revistas.

Irónicamente, la cultura maya es reconocida por sus conocimientos astronómicos, sin embargo, en Yucatán no hay una carrera vinculada a esta ciencia, y la materia de cosmografía y astrofísica fue cancelada hace años por las autoridades de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady).

Al sustentar la conferencia magistral en el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) – Yucatán anunció que el próximo miércoles 20, a las 16 horas, será el cambio de estación que marca el fin del invierno y el inicio de la primavera.

Desde el espacio, se observa que justo en este momento, la Tierra está totalmente vertical y los rayos del Sol son perpendiculares para el planeta.

Por las personas pueden constatar que en este día, el Sol aparece justo en el Oriente, motivo por el cual fueron numerosas las culturas que alinearon sus edificios para registrar con exactitud esta fecha.

Los mayas no fueron la excepción, por lo que el equinoccio de primavera se puede observar a través de fenómenos arqueoastronómicos en diversos sitios precolombinos, tal el caso de Chichén Itzá, Dzibilchaltún y Oxkintok, entre otros.

Definió equinoccio como “la igualdad del día y la noche”, por lo que ese día, las personas que viven en países ubicados en el ecuador terrestre, o en las cercanías de éste, constatarán que tienen la misma duración, de 12 horas.

Sin embargo, el concepto de la igualdad del día y la noche no se puede aplicar en esa fecha en específico para la Península de Yucatán, debido a su ubicación geográfica, por lo que la diferencia es de seis a siete días.

Salazar Gamboa detalló que el próximo jueves 14, en la Península de Yucatán, el Sol saldrá a las 7:03 horas y se ocultará a las 19:03, por lo que el día y la noche tendrán una duración de 12 horas.

Remarcó que en tanto, el próximo miércoles 20, el astro aparecerá a las 6:58 y se pondrá a las 19:05, por lo que la diferencia es de siete minutos.

“En esta ocasión, la igualdad del día y la noche sucede justo una semana antes del cambio de estación que marca el inicio de la primavera”, estableció el catedrático del Instituto Tecnológico de Mérida (ITM).

Agregó que la Península de Yucatán está cerca del trópico de Cáncer, por lo que la duración de 12 horas del día y la noche ocurre en fechas diferentes a los países que están en el ecuador terrestre, tal el caso de Colombia, Perú, Brasil, Venezuela, Gabón, Congo, y Ecuador, entre otras naciones.

“La igualdad del día y la noche no coincide el mero día del cambio de la estación debido a la ubicación geográfica de la Península de Yucatán, con respecto al ecuador terrestre”, añadió.

Curiosamente, para esta región del país el equinoccio de primavera ocurre casi seis o siete días antes, mientras que la igualdad correspondiente al otoño es cerca de seis o siete días después.

¿19, 20 o 21?

Finalmente, remarcó que fue en 1971 el último año cuando cambio de estación se registró en el aniversario del natalicio del Benemérito de las Américas, Benito Pablo Juárez García, por lo que a partir de 1972, la primavera acontece el 20 de marzo.

Comentó que fue en 2008 cuando por vez primera, la primavera se registra el 19 de marzo, fenómeno que continuará con todos los años bisiestos del siglo XXI.

“El día que acontece el cambio de estación varía debido a la precesión de los equinoccios, por lo que anualmente hay un atraso, además que nuestro calendario es inexacto”, acotó.

Comentarios

Comentarios