Dos yucatanes y un feminicidio: el grito desesperado por equilibrar el desarrollo

Publicado octubre 06, 2018, 11:14 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 2 mins

Radar Político/Columna

No es necesario alejarse mucho de Mérida para saber que existen dos yucatanes, pues dentro de la zona metropolitana es posible constatar esos dos mundos tan diferentes, que parecieran distar en el tiempo y en el espacio.

El más reciente feminicidio ocurrido en los límites entre Mérida y Kanasín puso el dedo en la llaga.

En ese Yucatán de olvido, pobreza, marginación y abandono, los matrimonios de casi niñas son el pan de cada día.

A sus escasos 12 o 13 años las jovencitas ya están teniendo embarazos no deseados, forzadas vidas en pareja y desenlaces fatales.

Mientras sus pares de Mérida sueñan con la edad de las ilusiones, estudiar, viajar y a los veintitantos (a veces más) conocer al amor de su vida o ni siquiera aspirarlo, en Kanasín y colonias marginadas del sur el despertar sexual es más temprano, no hay ilusiones solo una triste realidad que a diario golpea emocional y físicamente a niños y mujeres.

Y esos dos yucatanes conviven en un espacio geográfico de unos cuantos kilómetros cuadrados, encontrándose pocas veces, ignorándose unos a otros.

Por la parte de Kanasín, en gran parte a este problema social han contribuido años de abandono gubernamental, de tener autoridades municipales que solo buscan enriquecerse o utilizar el cargo como peldaño político.

No solo son calles que asemejan paisajes lunares por los baches, no solo son falta de servicios públicos, no solo el pandillerismo, no solo son los memes y los chistes sobre el lado oscuro de Kanasín, a quienes muchos llaman el patio trasero de Mérida o la tierra de nadie.

Al menos este nuevo gobierno ya reconoció la existencia de esos dos yucatanes, y ha expresado la voluntad de que eso se acabe.

Es una bomba de tiempo que ya empieza a enviar señales, y confiamos en que se desactive antes de que ya solo queden lamentaciones.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.