Dos meses sin solución a insalubre problema en tienda y carnicería

Publicado febrero 06, 2020, 7:42 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 2 mins

MÉRIDA, 6 de febrero de 2020.- Desde que uno entra a Dunosusa de Juan Pablo II el “asalto” a la nariz es inevitable. Enseguida llega a los sentidos un desagradable olor a podredumbre, a agua sucia, a materia orgánica en descomposición… a insalubridad.

El problema no es de ahora y tampoco es atribuible a la empresa abarrotera, pero ha sido tibia su defensa ante este atentado contra sus clientes y empleados, que se ven obligados a caminar entre pasillos llenos de “aguas puercas”, como lo definió una clienta que les reclamó a los encargados por no limpiar “puerqueza”.

“No sean flojos, limpien esa suciedad. ¿No piensan en su clientela”, les decía airada la clienta mientras pagaba en la caja de la tienda.

Desde hace dos meses (Yucatán Ahora ha dado constancia) los empleados comenzaron a denunciar el problema de insalubridad. Apenas lo detectaron, se dirigieron a los encargados de la carnicería, denominada Ultra Carnes, pero hasta hoy no se resuelve nada.

Aseguran que han denunciado ante la Secretaría de Salud y ante el Ayuntamiento de Mérida, que han enviado inspectores, pero el problema permanece.

Los clientes se preguntan qué tendría que pasar para que Cofepris, el Secretaría de Salud y el Ayuntamiento intervengan.

De acuerdo con lo que se averiguó, la filtración de agua con sanguaza proviene del cuarto frío de Ultra Carnes.

Anteriormente el problema afectaba a vecinos que tienen sus casas en la parte posterior, pero ante las quejas, se reubicó el cuarto frío y se instaló en una zona que colinda con la pared de Dunosusa.

Fue ahí cuando comenzó el problema. El filtrado es constante, a tal grado que en el agua insalubre ya está llena de larvas y han brotado organismos propios de la descomposición de carne.

Como anticipamos en nuestra edición de ayer, esta mañana empleados y clientes iban a realizar una protesta que incluía un paro de labores, pero la empresa no los respaldo e incluso amenazó con descontarles dos días de sueldo si lo hacían.