Día decisivo en el caso de la mega granja de Homún

El Tribunal Colegiado en Materia Penal y Administrativa debe resolver sobre un conflicto de intereses que denuncia la asociación Guardianes de los cenotes, quienes señalan que se designó como perito a un empleado de la Profepa que clausuró los cenotes el año pasado.

214

Luego de que Jesús Arcadio Lizárraga Veliz, empleado de la Profepa, fuera asignado como perito del caso de la megagranja porcícola de Homún, quien es el mismo que clausuró los cenotes de los líderes de la organización Kanan Ts’onot (Guardianes de los cenotes en Homún), los abogados impugnaron el caso y este jueves el Tribunal Colegiado en Materia Penal y Administrativa, debe resolver sobre el asunto.

El juicio de amparo fue promovido por kanan ts’ono’ot (Guardianes de los cenotes) para defender el derecho a un ambiente sano para los mayas de Homún al enfrentarse a una megagranja porcícola que se encuentra instalada en la zona de recarga de la “Reserva Geohidrológica Anillo de los Cenotes, se recuerda en un comunicado.

Dicho juicio tiene lugar en el Juzgado Segundo de Distrito y es contra la Manifestación de Impacto Ambiental otorgada por la entonces Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente (Seduma) a la empresa Producción Alimentaria Porcícola S.P.R. de R.L. de C.V. (PAPO).

Para esto, el juez Rogelio Eduardo Leal Mota solicitó un peritaje a la Procuraduría Federal de Protección Ambiental (Profepa) con el fin de determinar si la autorización de la MIA transgrede o no el derecho a un ambiente sano, así como la afectación que pudiera haber en las aguas del anillo hidrológico, informaron la organización y sus abogados.

La Profepa nombró como perito al biólogo Jesús Arcadio Lizarraga Véliz, quien desempeña el cargo de subdelegado de Recursos Naturales de la Profepa y los abogados intentaron recusarlo, pero el juez no concedió la recusación al afirmar que no tiene lugar ya que éstos no son recusables de acuerdo con lo que dice la ley.

Sin embargo, un perito que clausuró, junto con otros funcionarios de la Profepa, los cenotes de quienes promueven dicho juicio es un acto de parcialidad que pone en riesgo el derecho a la salud del pueblo maya de Homún, informaron los Guardianes.

Debido a la negativa a la recusación del perito de la Profepa, se interpusieron las quejas que se resolverán hoy en el Tribunal Colegiado en Materia Penal y Administrativa bajo la ponencia del magistrado Jorge Enrique Eden Wynter García. La sesión comenzó a la 10:50 de la mañana.

“Kanan ts’ono’ot (guardianes de los cenotes) y el equipo de derechos humanos Indignación, alertamos ante el conflicto de intereses que pone en riesgo el derecho a un ambiente sano, en peligro el agua y, sobre todo, la salud del pueblo maya de Homún, en donde además se ha violado reiteradamente su derecho a la libre determinación”, señala el comunicado.

También es importante recordar que este mismo juez fue quien en un inició negó dicho amparo, el cual tuvo que ser concedido por el Tribunal Colegiado en materias del Trabajo y Administrativa, el cual señaló que era necesario reponer el procedimiento, es decir, que había que recabar pruebas nuevas, sin embargo, el perito de la Profepa que como ya dijimos participó en la clausura de los cenotes de Homún, no aportó pruebas nuevas y se limitó a señalar que la MIA no transgrede el derecho a un ambiente sano y a la salud, por el simple hecho de que ya había sido aprobada previamente por la Seduma.

“Advertimos el conflicto de intereses que pone en riesgo el derecho a un ambiente sano para el pueblo maya de Homún”, finaliza el comunicado.

Comentarios

Comentarios