Desaparición del subsidio del Conavi, duro golpe a la industria en Yucatán

Publicado diciembre 22, 2018, 7:47 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 5 mins

Líderes de las cámaras de la vivienda, la construcción y la industria de la transformación en Yucatán externaron su descontento por la eliminación del subsidio federal a la vivienda (Programa de Financiamiento de Soluciones Habitacionales), ya que impactará en el crecimiento del sector para 2019.

En conferencia de prensa, el presidente estatal de la Cámara Nacional de Desarrolladores de Vivienda (Canadevi), Armando Valencia Dastillo, expuso que eliminar el subsidio federal, que para 2018 fue de seis mil 700 millones de pesos, de los cuales 190 millones se asignaron a Yucatán, comprometería la colocación de hasta tres mil 500 viviendas de interés social que están terminadas o en construcción.

Este cambio podría afectar a cerca de 40 mil empleos directos e indirectos en la entidad, calculó. “El impacto va a ser muy importante no solo para las industrias, sino también para las personas”.

Presente en la rueda de prensa, Juan Manuel Ponce Díaz, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) en Yucatán, destacó que dada la integración de la economía en torno a la construcción, las afectaciones no sólo serían a ese sector sino que se extenderían también a muchas otras áreas productivas.

“Hacemos un llamado al presidente (Andrés Manuel) López Obrador a reconsiderar y le pedimos también a los legisladores que reconsideren este presupuesto, que no lo aprueben como tal y que busquen recortar en otros lados pero no en una necesidad básica como el caso de la vivienda”, comentó.

“En Yucatán la industria de la construcción ha sido detonante del desarrollo económico de nuestro estado. En lo que va de 2018 comparado con 2017 el crecimiento ha superado el 20 por ciento”.

A decir del presidente de la Canadevi, entre 25 y 30 desarrolladores se abocan sólo a la construcción de vivienda social, casi la mitad de los integrantes de su agrupación.

Entre las alternativas de solución a este problema, los industriales destacaron que en caso de eliminar el subsidio, requerirían un tiempo de transición para encontrar nuevas fuentes de financiamiento de alrededor de 10 meses y contar con al menos entre 4 mil y 4 mil 500 millones para concluir las obras pendientes.

En el ámbito estatal, el sector de la construcción, dijeron, se verá afectado por el establecimiento de un nuevo impuesto a la extracción de materiales del suelo, que impactará a los productores de materiales de construcción.

“Un impuesto adicional a la extracción de materiales sería una estocada final a una industria severamente afectada por decisiones nacionales”, consideró Ponce Díaz.

Sin embargo, destacó que este planteamiento del gobierno de Yucatán vino antes de conocerse la propuesta de eliminar el subsidio, por lo que dijo que la administración de Mauricio Vila ya considera descartar el nuevo gravamen.

En la conferencia de prensa también participó el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) en Yucatán, Luis Castillo, quien advirtió de los riesgos que tendría esto en la economía estatal.

“Esto va a provocar una vorágine de inflación con respecto a los materiales y a su vez reducirá el número de viviendas que se puedan construir y a su vez el número de viviendas que se puedan construir y por lo tanto reducirá el número de empleos que se puedan generar”, consideró.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.