Denuncian que siguen los desmontes furtivos en la Reserva Cuxtal

Publicado agosto 04, 2020, 11:13 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

MÉRIDA.- Grupos ecologistas advirtieron que continúan los desmontes en terrenos que pertenecen a la Reserva Cuxtal, ubicada el sur de Mérida.

Pese a que la zona se encuentra en un estatus de conservación, de unos años a la fecha se han denunciado varios hechos de este tipo.

En meses recientes, pese al confinamiento por la pandemia de Covid-19, los desmontes han continuado, como han denunciado oportunamente grupos ambientales.

Al advertir sobre este problema, Proyecto Santa María recuerda que la Reserva Cuxtal es una zona sujeta a conservación ecológica, con valor histórico, cultural y ecológico, ya que es un reservorio de vegetación nativa con especies endémicas.

Además, ahí se encuentra la planta potabilizadora Mérida I, que abastece de agua a más del 50 por ciento de la población en la capital yucateca.

En 1993 se decretó su conservación con una superficie de 10 mil 757 hectáreas, y en 2004 se presentó por primera vez su plan de manejo, el cual fue modificado en 2018. En este documento se reconoce la problemática que enfrentan y se plantean objetivos para minimizar los efectos, sin embargo, los daños se siguen presentando.

La administración de la reserva Cuxtal está a cargo del municipio de Mérida, y es la primera zona sujeta a conservación ecológica decretada a nivel municipal.

En consecuencia, los desmontes se realizan de manera ilegal y en forma furtiva, incluso utilizando maquinaria pesada.

Una de esas obras incluso más allá de dañar la reserva ecológica pone en riesgo a la población, pues se realiza encima del gasoducto Mayakán, con el peligro de generar un desastre.

En los límites de la reserva también hay presión con la construcción y promoción de nuevos fraccionamientos, así como tiraderos de basura.

Proyecto Santa María denuncia que esta presión y cambio de uso de suelo en Cuxtal ha sido constante, y en 20 años la reserva ha perdido 3,180.8 hectáreas de cobertura vegetal de selva baja, evidenciando el incumplimiento de su normativa vigente y sus objetivos de conservación.