Denuncian penalmente a Promotora Residencial por casas defectuosas en Gran Santa Fe Norte

Publicado octubre 17, 2020, 9:31 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

MÉRIDA.- Este sábado se dieron a conocer tres denuncias penales por las severas afectaciones que dejaron las inundaciones en viviendas del fraccionamiento Gran Santa Fe Norte, construido en terrenos pertenecientes a la comisaría de Caucel.

Las querellas son contra dos empresas: Promotora Residencial y Casas, Desarrollo y Promoción Cancún, Sociedad Anónima, que fueron las encargadas de vender y construir las viviendas, todas localizadas en calles cerradas o privadas.

Las denunciantes son tres mujeres (C.R.R.B., M.L.T.A. y M.E.G.C.) que adquirieron casas en dichas privadas con el ofrecimiento de que estaban adquiriendo bienes inmuebles ubicados en una excelente zona de plusvalía, pefectamente construidos, con la mejor calidad y con todos los servicios de primer mundo para viviendas residenciales.

Les aseguraron que las casas tenían materiales de primera calidad y que sería su mejor inversión.

Quien se encargó de vender las viviendas fue Promotora Residencial, que representa Armando Palma Peniche, y la encargada de la construcción fue Casas, Desarrollo y Promoción Cancún, encabezada por Carlos Góngora Peniche.

La denunciantes expusieron que aunque sus predios se encuentran en zonas bajas, les aseguraron que eran seguras, cómodas y de la mejor calidad.

Sin embargo, las lluvias que cayeron desde el 30 de septiembre hasta el 8 de octubre (provocadas por el frente frío, la tormenta tropical Gamma y el huracán Delta) inundaron las calles de las privadas de Gran Santa Fe Norte, al grado de que el agua comenzó a entrar a las casas.

El agua subió de nivel a tal grado que dañó las casas y bienes muebles de los propietarios, sin que funcionara adecuadamente el drenaje saliendo a relucir vicios ocultos y mala calidad de las construcciones.

Quedaron en evidencia grietas, salitre, filtraciones constantes, daños en los pisos, desniveles, así como daños en puertas y paredes.

En vano esperaron los propietarios de casas a que bajara el nivel, pero esto no ocurrió ni siquiera porque la lluvia se detuvo, y luego de varios seguían con el agua en sus calles y viviendas.

De acuerdo con las denuncias, en lugar de absorber agua, los pozos pluviales de rebosaban, porque no son los suficientemente profundos, aseguran las promoventes de las quejas penales.

Señalan que se ha puesto en riesgo su salud, pero también sus predios y bienes muebles como salas, comedores, cocinas integrales, áreas de lavado, lavadoras, secadoras y demás.

También ha resultado dañado el cableado subterráneo del fraccionamiento, lo que afectó y sigue afectando servicios como luz, agua, internet y televisión por cable o satelital.