De fuera llegó la cura del yucateco xayac y ahora ya crece en el monte

Publicado agosto 05, 2018, 10:20 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

Plantacción/Columna
Por: Víctor Hugo Lizama

El mundo de las plantas es muy amplio y no dejamos de aprender de sus beneficios y bondades. Escuchábamos hablar del llantén y nos enteramos que un músico de instrumento de viento, utiliza esta especie para curarse de lo que en Yucatán llamamos xayac o fuego labial (Quielosis angular), esa laceración en las comisuras de la boca.

Muchas hierbas que parecen ser nativas en nuestro entorno han sido introducidas, seguramente por conocedores de sus usos medicinales. Lo anterior es el caso del llantén.

Aunque la vemos en nuestro patio como planta silvestre, su distribución original es Europa y Asia. Pero ha sido introducido a otras regiones del mundo: Norteamérica, Centroamérica, Colombia y Venezuela, zona centro sur de Chile, Uruguay, litoral de Argentina; norte de África y Asia occidental donde crece en terrenos incultos, baldíos terraplenes y taludes.

El llantén para el hígado: para realizar una limpieza profunda del hígado y la vesícula, se realiza un remedio con tres hojas lavadas y machacadas con jugo de limón. Se cuela y se toma en ayunas por tres días.

Sirve para bajar de peso, la hierba llantén posee propiedades que aceleran y mejoran los procesos digestivos, evitando el estreñimiento. Es una buena infusión para tomar dos veces por semana, durante una dieta para perder peso. Las semillas de la planta del llantén poseen propiedades laxantes, debido a esto es muy útil el consumo de estas semillas para tratar casos de estreñimiento. Se recomienda consumir dos cucharadas al día de semillas en conjunto con una gran cantidad de agua.

Para el sistema respiratorio, problemas como resfríos, flemas y tos, se aconseja tomar una infusión de hojas de llantén. Este brebaje también es muy bueno para tratar casos de tos excesiva o presencia de mucosidades.

Las hojas del llantén (o yerba curatodo) son muy efectivas para tratar quemaduras, ya sean ocasionadas por fuego o por el sol. El modo de utilización para estos casos consiste en aplicar las hojas como cataplasmas sobre la zona afectada.

La planta del llantén posee propiedades hemostáticas y cicatrizantes, la mejor forma de aprovechar estas propiedades es colocar una hoja de llantén bien limpia y humectada (remojada en agua) sobre la herida a tratar.

En gargarismo alivia las anginas.

Mi correo es: [email protected]

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.