Crónica de una audiencia aplazada: horas cruciales para el caso de José Eduardo

Publicado agosto 12, 2021, 3:00 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 7 mins

Se veía venir lo que finalmente terminó siendo en la sala 4 del Centro de Justicia Oral de Mérida (CJOM) la crónica de una audiencia aplazada para mañana a las 10 horas.

Programada para las 9 de la mañana de este jueves, en la diligencia de hoy se vieron por primera vez las caras los implicados en este escándalo judicial y mediático por la muerte de José Eduardo Ravelo Echavarría, un joven veracruzano detenido en el parque de San Juan y que presuntamente murió tras ser torturado y violado por agentes de la Policía Municipal de Mérida.

Apoyada en un bastón y acompañada de su hijo Irving Covián Ravelo y un abogado, con varios minutos de anticipación llegó a la audiencia la señora María Ravelo Echavarría, madre de José Eduardo, quien se quejó de que no fue avisada para que estuviera en la primer diligencia judicial, la de imputación, celebrada el sábado 7 de agosto.

Según dijo, fue avisada de último momento que tenía que permanecer en el estado con motivo de la primera audiencia, y posiblemente otras futuras.

Doña Mari denunció una falta de comunicación por parte del gobierno del estado, ya que alegó que las autoridades ya estaban enteradas que ella debía ausentarse del estado para el entierro de su hijo fallecido.

Enseguida se le acercó Beatriz Zavala Peniche, directora de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), ofreciéndole todo el apoyo del estado, como asesoría jurídica, compensación económica, acompañamiento psicólogo, etcétera. Para ello la invitó a registrarse en las oficinas de la CEAV, que se encuentran justo enfrente del recinto donde se encontraban.

Tras este diálogo, doña Mary se dirigió al recinto del Centro de Justicia Oral, acompañada de su hijo, uno de sus abogados y ahora además por una nube de reporteros ansiosos de escuchar sus declaraciones.

A las puertas de la sala 4 del CJOM volvió a alcanzarla Beatriz Zavala, quien le reiteró el apoyo del gobernador Mauricio Vila y le dijo que el mandatario está siguiendo el caso rigurosamente. De nuevo la invitó a registrarse como persona en calidad de víctima, para que de esa manera pueda recibir las atenciones del Gobierno del Estado, incluyendo la reparación del daño en forma subsidiaria, en caso de que los policías acusados no tengan recursos para hacerlo.

Doña Mari declaró que quería que su representante particular esté presente en la audiencia y le indicaron que eso dependería del juez.

En nuevas declaraciones a la prensa dijo que espera que haya justicia, aunque dijo que realmente no confía en las autoridades, pero que cuenta con la fe de Dios, y que espera que el proceso sea rápido porque no sabe hasta dónde podrían llegar sus fuerzas para continuar con tan dolorosa situación.

La audiencia, de la que ya se mencionaba que sería diferidad, duró unos 30 minutos. Los reporteros la presenciaban desde una sala anexa.

Apenas escucharon que la audiencia se reprogramó para el día siguiente a las 10 de la mañana, salieron en busca de doña Mary, quien dijo que la diligencia se postergó para que añadan unos videos a las pruebas de la defensa.

Acto seguido anunció que se reuniría con el gobernador Mauricio Vila, y anticipó que convocaría a una rueda de prensa tras salir de ese encuentro.

Una vez más fue abordada por Beatriz Zavala, invitándola nuevamente a cruzar a las instalaciones de enfrente para registrarla como calidad de victima, a lo cual al parecer no accedió.

Posteriormente, doña Mari abandonó el recinto y un poco después se supo de su reunión con el gobernador Mauricio Vila, quien le garantizó que se hará justicia y se encontrará a los culpables de la muerte de José Eduardo.

En respuesta, la agraviada dijo que vislumbra una esperanza de que se hará justicia y expresó que el gobernador le devolvió la confianza de que todo irá bien.

En las afueras, el abogado defensor de los acusados, David Dorantes Cabrera, se quejó ante la prensa de presuntas irregularidades en el proceso, ya que “sospechosamente” no han entregado las pruebas que consisten en videos de cámaras de vigilancia, y que espera sean entregados hoy mismo para poder proceder de manera adecuada en la continuación de la audiencia el día de mañana.

El abogado defensor aseguró que no existe ningún elemento que sea lo suficiente para someter a proceso a los acusados, por lo que deben quedar en libertad el día de mañana. También mencionó que según lo que plantea la fiscalía, podría haber hasta 10 implicados en los delitos cometidos, pero el abogado Dorantes considera que no hay ningún agente de la Policía Municipal de Mérida involucrado en los hechos que se denuncian.