Crónica de una accidentada firma de compromisos contra la corrupción

Publicado abril 05, 2018, 7:32 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 6 mins

Blanca Estrada Mora no dejaba de frotarse las manos nerviosa, tres de sus invitados habían llegado antes de la hora programada, pero el cuarto aún estaba ausente y ya pasaba de la hora programada para comenzar el foro promovido por la agrupación “Proyecto Ciudadano ¡Ya basta! No a la Corrupción Cero Tolerancia a la Impunidad”.

Pero los mayores momentos de tensión de la accidentada firma de compromisos contra la corrupción aún estarían por llegar, casi a la mitad del acto, al que fueron invitados los cuatros candidatos a la gubernatura: Mauricio Vila Dosal (PAN-Movimiento Ciudadano), Mauricio Sahuí Rivero (PRI-PVEM-Panal); Jorge Zavala Castro (PRD) y Joaquín Díaz Mena (Morena-PES-PT)

El alma no le volvió al cuerpo a la profesora Estrada Mora sino hasta que vio llegar subiendo presuroso al priista Sahuí Rivero, porque además el aspirante del tricolor era el primero en intervenir y el foro había ya comenzado.

Tras un rápido diálogo, él ofreciendo disculpas por el involuntario retraso y ella aceptándolas y pidiéndole que ocupara ya su lugar.

Los aspirantes se comprometieron ante la comunidad a cumplir a la agenda ciudadana de Ya Basta, a la que se le dará un constante seguimiento.

La presentación tuvo un toque de sorpresa y hasta descontrol, cuando, luego de las propuestas de la agrupación y de que expusiera en primer lugar Sahuí Rivero, cuando le tocaba el turno a Zavala Castro, el candidato del PRD se vio interrumpido por un hombre de la tercera edad –llamado Oscar Pinkus Leal- quien irrumpió en la sala de forma escandalosa (con bermuda, calcetines y chanclas), acusando a los gritos al gobierno, porque manifestó que en diciembre pasado entraron a su casa, le robaron, lo golpearon y torturaron, y aseguró que ni la justicia ni las autoridades del gobierno hace nada para ayudarlo.

Con la angustia reflejada en la cara, Blanca Estrada no reaccionó sino hasta algunos minutos después, cuando llamó por su nombre a Óscar Pinkus y le pidió que se calmara porque no era el momento adecuado. El eterno candidato independiente le dijo que no le coartara su libertad de manifestación, entonces intervino Nicolas Andrés Dájer, coordinador en el Estado de Ya Basta, y logró que Pinkus se sentara y se calmara.

Entonces los candidatos expositores siguieron con sus discursos.

Sahuí Rivero, más allá de tocar el tema de corrupción, habló en general de lo que hará su gobierno. Destacó un plan de acción de política pública de datos abiertos y la creación de una contraloría social.

El candidato por el PRD Zavala Castro –el único que no leyó un discurso- se ocupó más de “contarle” a los presentes que su gobierno se encargará de erradicar la “enfermedad” de la corrupción y que, sumado a las propuestas de la agrupación que los convocó, él se encargará de dirigir un gobierno de ciudadanos y promete no dar adjudicaciones directas.

“Huacho” Díaz Mena también optó por un discurso y durante el mismo se refirió a la opacidad en la toma de decisiones de los funcionarios actuales y en la ejecución del gasto público. Para el candidato por Morena es fundamental que se abran espacios ciudadanos para vigilar los procesos y, sobre todo, que existan procesos legales para sancionar estos delitos.

El último turno fue de Vila Dosal, candidato del PAN, quien también leyó un discurso ya preparado en el que hizo alusión a la gestión que tuvo como alcalde, al posicionar al Ayuntamiento de la ciudad como el más transparente del país. Hace pocas semanas y por segundo año consecutivo, el Instituto Mexicano para la Competitividad volvió a reconocer al Ayuntamiento de Mérida con la misma distinción. Para el candidato del PAN, esta buena práctica por parte del gobierno municipal se puede extender a todo Yucatán.

También propuso un decálogo de transparencia entre los que se encontraron la creación del Consejo Ciudadano de Presupuesto, mejoras regulatorias, creación de un código de ética, sistema de puertas abiertas, contratos transparentes, creación de una contraloría social y de una fiscalía anticorrupción, entre otros.

Hizo hincapié en que sus declaraciones patrimoniales, de intereses y fiscal se encuentran disponibles en su página web.

Los candidatos firmaron la agenda de compromiso ciudadano, se tomaron fotos, sonrieron y se saludaron como amigos. Luego cada uno se fue por su lado, a seguir haciendo campaña.

Pinkus quiso volver a la carga, pero ya no tuvo el mismo efecto que en su primera intervención.- CGO.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.