Covid-19 trae de vuelta días de hambre y explotación en hacienda yucateca

Publicado abril 17, 2020, 5:39 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

MÉRIDA, 17 de abril de 2020.- La pandemia de Covid-19 parece haber retrocedido a Yucatán hacia la época de las haciendas, pero no a los tiempos de esplendor del oro verde sino más bien a los oscuros días de explotación de los trabajadores, como si fueran peones de un desalmado y codicioso patrón.

Al menos eso es lo que denuncian empleados de la Hacienda Sotuta de Peón, donde usando como pretexto el coronavirus no les han pagado desde hace cuatro semanas, ni siquiera la mitad les dan como hacen las demás empresas turísticas afectadas por la pandemia.

La única graciosa concesión que les da el dueño de la hacienda es el cobro de 123 pesos a la semana, pero a cambio tienen que ir a trabajar un día haciendo toda la labor acumulada, pues en el lugar permanece un grupo de 12 personas en el restaurante que “comen y se dan la gran vida”.

De acuerdo con un escrito que llegó a la redacción de Yucatán Ahora, se encuentran en esta situación 136 empleados que están a la deriva y piden apoyo a las autoridades.

Los trabajadores son personas que viven en Sotuta de Peón, Itzincab, Huayalceh, Tecoh (que es la cabecera), Chinkila y Telchaquillo.

Todos ellos desempeñan labores como muleros, caballerangos, guías, recepcionistas, cocineros, meseros, personal de seguridad, masajistas, afanadoras, almacenistas y jardineros.

El día que les toca ir a limpiar encuentran un mugrero que dejan las 12 personas que están en el restaurante, “dándose la gran vida mientras nosotros como empleados no tenemos para comer”.

Los denunciantes aprovecharon la ocasión para exponer que nunca reciben utilidades y aguinaldo a veces, y se los dan el 31 de diciembre una parte, y la otra en enero. Siempre les dicen que no hay ganancias.

Aseguran que en la hacienda hay caballos valuados en 100 mil pesos, pero el patrón no quiere vender ni siquiera uno para pagarles a los empleados, que están sorteando como pueden esta crisis ante la falta de solidaridad del patrón.

“Luego como no quieren que nos esperancemos en la 4T, por patrones como el nuestro, explotadores, hambreadores, que no nos ven como personas y nos les importa el sufrimiento que estamos pasando en estos días”, señalan en su escrito.

“El Covid-19 no es nuestra culpa, no es culpa de nadie, pero al menos de nuestro patrón no vemos solidaridad”.