Corren a funcionario de la Cofepris por acoso contra una empleada

Publicado febrero 27, 2020, 8:28 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 9 mins

MÉRIDA, 27 de febrero de 2020.- Luego de haber sido acusado de acoso sexual y laboral, Roberto Aldana Rosado, servidor público de la Secretaría de Salud de Yucatán, fue despedido de la Dirección de Protección contra Riesgos Sanitario de los Servicios de Salud, área donde se desempeñaba.

Aldana Rosado fue acusado por Cinthia Pacheco Garrido, quien hizo pública su denuncia ayer miércoles 26 de febrero, al exponer los escritos donde detallaba los hechos dirigidos al subdiredctor Joaquín Cardeña Sánchez, así como el escrito de respuesta por parte de la Secretaría, donde se deslindan del caso, al informar sobre la destitución del acusado.

Aunque el funcionario ya no labora en la institución, la denunciante también fue despedida, de acuerdo con su publicación compartida en Facebook.

Este es el escrito que publicó la denunciante:

“Por este medio me permito hacer de su conocimiento que he sido víctima de acoso laboral y sexual por parte del Lic. Roberto Aldana Rosado, quien desde el momento en el que empecé a laborar en esta institución se ha dedicado a enviarme mensajes de texto intentando que yo accediera a sus pretensiones de índole sexual y al recibir negativas de mi parte, se ha dedicado a acosarme en el ámbito laboral”, expuso.

Incluso menciona que le levantaron una acta administrativa solicitada por Aldana Rosado, luego de ausentarse por un accidente de sus hijos en la escuela.

“Me encuentro en total estado de indefensión y con miedo ante el insistente acoso del Lic. Roberto Aldana Rosado, el cual además se ostenta como “la mano derecha del Director” y “quien toma las decisiones en la oficina” por lo cual se siente intocable y con esta “autoridad” que se dedica a buscar satisfacer sus bajas intenciones y acosarme”, escribió.

El 24 de febrero, la Secretaria emitió una respuesta del subdirector Joaquín Cardeña Sánchez, donde informó que el acusado ya no labora en la institución y se deslindó del caso debido a la baja.

“Por medio del presente tengo a bien darle contestación a su escrito de fecha 21 de febrero de 2020, en el cual manifiesta una serie de hechos cometidos en contra de su persona por el Lic. Roberto Aldana Rosado; destacando que dicho servidor público ya no labora en esta Dirección de Protección contra Riesgos Sanitarios de los Servicios de Salud de Yucatán, a partir del 24 de febrero de 2020”

“Bajo ese contexto, es necesario precisar que al ya no ser personal activo el mencionado Lic. Roberto Aldana Rosado, esta autoridad administrativa ya no es competente para conocer de la queja interpuesta en su contra; ante lo cual, cualquier acción que pudiera ejercer esta autoridad en contra del servido público no podrá ser ejecutable”, se lee.

Ayer miércoles, la mujer hizo pública la denuncia y aseguró que también fue despedida y amenazada de que tendrá represalias en caso de regresar:

“Durante los últimos ocho meses he sido víctima de acoso sexual y laboral por parte del Lic. Roberto Aldana Rosado, en la Secretaría de Salud del estado de Yucatán, en la cual hasta el día lunes 24 de febrero de 2020 laboraba, y digo laboraba por qué al tener el valor de visibilizar este lamentable hecho de violencia hacia mi y hacerlo del conocimiento de mis superiores jerárquicos fui “invitada amablemente” a no volver, a presentar mi renuncia y a no regresar, porque a mi Director, el Lic. Jaime David Victoria Palma, le molesta mi presencia.

Con esa “invitación amable” me refiero a que fui sacada de la institución con elementos de seguridad y escoltada hasta la calle por los “servidores públicos” de la Sub Dirección de Control y Fomento Sanitario a cargo del Dr. Joaquín Cardeña (a quien no le tembló la mano para ejecutar tan ruin encomienda) sacada como una delincuente, solo hicieron falta las esposas y que me subieran a una patrulla para “cerrar con broche de oro” mi salida.

Me fue informado además por los “ejemplares servidores públicos” que si me atrevía a regresar el día de hoy (miércoles 26 de febrero) me estarían esperando con los elementos de seguridad que hicieran falta para asegurarse de que yo “no me saliera con la mía”.

No tengo palabras para explicar todo lo que he sentido durante los ocho meses que duro mi silencio, los nervios y la angustia que sentí al meter mi escrito y la humillación de ser sacada tres veces de mi ámbito laboral en menos de cuatro días.

Es por ello que acudo a este medio para hacer públicos estos hechos, por que temo por mi integridad y por mi seguridad, y hago públicamente responsables de TODO lo que pudiera ocurrirme a mi o a mi familia, a los licenciados Jaime Victoria Palma y Roberto Aldana Rosado, quienes son los “servidores públicos” que más que como políticos se comportan como sicarios. Han hecho uso de su poder para humillarme, sobajarme y segura estoy de que me desprestigiaran y me descalificaran como desde el primer momento hizo el sr. Director al decirme: “siempre lo supe, todos me lo dijeron: que eras una loca, conflictiva y que me meterías en problemas”.

No omito hacerles saber que el “intachable” Lic. Aldana al que tanto defiende mi “honorable” Director, tiene un antecedente de acoso sexual por el cual fue despedido de la Fiscalía General del Estado y quien además, al enterarse de mi escrito, antes de defenderse o alegar algo prefirió renunciar para no exponerse a que yo hiciese públicos todos los hechos que durante ocho meses sufrí.

En resumen, hoy mi realidad es: Soy Víctima de Violencia y me encuentro desprotegida, con miedo y sin trabajo, todo por no quedarme callada.

Es una pena que acciones de “hombres poderosos” manchen todos los esfuerzos del Gobierno del Estado por mantener un Yucatán Libre de Violencia en contra de las Mujeres.

“Estoy consciente de que con esto me expongo a la crítica, al señalamiento, a perder amistades e incluso a ser tachada (ahora si) de conflictiva y loca, empañando con esto toda mi vida profesional, mi trayectoria como servidora pública e incluso mi credibilidad como mujer y mis valores como ser humano; pero si es el precio que tengo que pagar por buscar un Yucatán más justo para las mujeres, así lo haré”, concluyó.